Las Provincias

Policías piden una oficina única de denuncias tras quejas de las víctimas

  • El SUP pide mayor implicación a la Conselleria de Igualdad y lamenta casos en los que sólo un agente debe atender a tres maltratadas

«Se han llegado a dar situaciones en los que coinciden tres víctimas de violencia machista en una comisaría de distrito con un sólo policía para atenderlas. En tal caso sus opciones son: esperar durante horas, marcharse a otra comisaría, dejar la denuncia para otro momento o, en el peor de los casos, no denunciar». Con la escasez de denuncias que existe por parte de muchas víctimas, la retirada de muchas presentadas y las cifras cada vez más elevadas de víctimas mortales, la reivindicación que lanza el Sindicato Unificado de Policía (SUP) tras las quejas de algunas víctimas es más que notable. En un escrito que ya han presentado ante la Jefatura Superior de Policía reclaman la creación de una Oficina de Denuncias especializada en materia de violencia de género, que concentre la presentación de todas las denuncias para mejorar la respuesta y el tiempo de espera.

El objetivo es que dicha unidad esté formada no sólo por policías, sino también por abogados, psicólogos o asistentes sociales, por lo que el sindicato pide la involucración de la Generalitat. «La Conselleria de Igualdad no se implica lo suficiente en el tema», critica Roberto Villena, delegado del SUP en la Comunitat. «La creación de la oficina depende de las prioridades que tengan las autoridades políticas y policiales responsables de ello», subraya el sindicato policial en el escrito que ya obra en poder de la Jefatura.

El SUP incluso ha realizado un cuadrante con el cálculo de agentes necesarios para dotar de plantilla a la oficina, un total de 17, «que se incorporarían de manera voluntaria, fuera de su turno habitual, porque lo que se busca es que la oficina esté formada por agentes con una especial sensibilidad y vocación con el tema», enfatizó Miguel Ángel García, también representante del SUP en Valencia y que, cómo responsable de la oficina de denuncias de Abastos, conoce hasta qué punto los casos de violencia pueden llegar a atascarse en dependencias policiales.

Local del Consell

El SUP incluso apunta una posible ubicación de la oficina: unos antiguos calabozos situados en el primer piso de la Comisaría de Abastos y que actualmente están abandonados. Eso si la Generalitat «no está dispuesta a ceder un local» como sede, según el sindicato.

Los policías estiman que este servicio facilitaría la protección que seguirían desarrollando las Unidades de Familia y Mujer (UFAM) de la Policía Nacional y el Grupo Gamma de la Policía Local.

Las mujeres que acudieran a otras comisarías a denunciar serían llevadas a la oficina en un coche particular para centralizar el inicio de todos los casos.