Las Provincias

La red que estafó a 300 agricultores valencianos creó cinco sociedades pantalla

La guardia civil custoodia a un detenido en la operación. :: guardia civil
La guardia civil custoodia a un detenido en la operación. :: guardia civil
  • AVA-Asaja se personará en la causa abierta contra los siete cabecillas y testaferros del grupo desarticulado por la Guardia Civil

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) se personará en la causa abierta en un juzgado de Sueca contra siete miembros de una red que estafó cinco millones de euros a unos 300 agricultores. La organización delictiva fue desmantelada tras una ardua investigación de la Guardia Civil de Tavernes de la Valldigna.

El grupo de presuntos delincuentes creó a lo largo de los últimos años cinco sociedades pantalla, al menos, que utilizaban para dar una sensación de aparente solvencia al entramado y adquirir la fruta a los agricultores. Sin embargo, meses después y a la hora de hacer efectivos los pagos acordados, los responsables de las empresas desaparecían y los testaferros carecían de patrimonio personal con el que poder abonar las cosechas.

Tras las investigaciones llevadas a cabo durante el último año, los agentes de la Guardia Civil detuvieron a siete presuntos cabecillas y testaferros de esta red delictiva, que actuaba sobre todo en las provincias de Valencia y Alicante. Como ya informó LAS PROVINCIAS, los estafadores operaban en una zona diferente cada año con el objeto de ocultar el rastro de sus fechorías y poder repetir las estafas.

El caso se encuentra ahora en fase de instrucción en el Juzgado de Primera Instancia número 5 de Sueca, y los jefes de la trama han sido acusados de los delitos de estafa, pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales y delitos contra la Hacienda Pública. Por ello, la asociación AVA-Asaja ha hecho un llamamiento a los agricultores que recientemente hayan sufrido impagos para que se pongan en contacto con los servicios jurídicos de la organización agraria y, si constatan que han sido víctimas de algunas de las estafas cometidas por estas empresas ficticias, se sumen a la acusación única que presentará la asociación. Esto permitirá «abaratar costes judiciales y agilizar el proceso».

El objetivo último de la asociación, según las mismas fuentes, no se limita únicamente a que los agricultores afectados puedan recuperar la mayor parte posible del dinero que perdieron con las estafas, sino que se trata además de que este procedimiento «siente un importante precedente ante otros casos de impagos de cosechas».

Desde AVA-Asaja han valorado la actuación y la colaboración de los equipos Roca de la Guardia Civil, dedicados específicamente a la delincuencia en el medio rural, y especialmente el trabajo desarrollado por los agentes del cuartel de la Guardia Civil Tavernes de la Valldigna. De los siete detenidos, cinco ya han pasado a disposición judicial y tres de ellos ingresaron en la prisión de Picassent, según la organización agraria.

Los agricultores estafados son de diferentes poblaciones, como Gandia, Sagunto, Xàtiva, Pego, Sueca, Oliva, Sueca, Cullera, Tavernes y Simat de la Valldigna, Benigànim y otros municipios. Durante años, la estafa fue extendiéndose por diferentes comarcas hasta que hace unos meses varios agricultores de la zona de la Valldigna denunciaron incumplimientos en el pago de las cosechas. Comenzó así una investigación complicada, pero que ha permitido desmantelar el entramado.

El grupo actuaba con gran planificación. Los estafadores creaban las empresas ficticias con un testaferro cada una para comprar la fruta a los agricultores. Una vez recibida la cosecha emitían pagarés que no tenían fondos. La fruta era desviada a otras empresas de su propiedad en la que disponían de otros testaferros, que simplemente ponían el nombre, pero actuaban en supuesta connivencia con los cabecillas, según las investigaciones.