Las Provincias

Detenido un policía en una operación en la que se incautan cinco kilos de cocaína

Cuartel de Zapadores, donde fueron llevados los detendos. :: j. marín
Cuartel de Zapadores, donde fueron llevados los detendos. :: j. marín
  • El agente corrupto fue apresado por los GOES tras una investigación de la Unidad de Asuntos Internos con escuchas telefónicas

La Policía Nacional ha dado otro golpe al tráfico de drogas en Valencia tras desarticular una banda que distribuía cocaína. Después de una investigación que ha durado varios meses, con escuchas telefónicas y seguimientos a varios sospechosos, la operación antidroga se ha saldado con ocho personas detenidas, entre ellas un policía nacional destinado en Valencia, y la incautación de cinco kilos de cocaína y 100.000 euros en efectivo.

La Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional vigilaba desde hace tiempo al agente presuntamente corrupto, cuya identidad responde a las iniciales C. G. M., tras sospechar que podría estar implicado en un delito de tráfico de drogas. Tras identificar a los miembros del grupo delictivo, los agentes detuvieron el viernes a los implicados y registraron sus domicilios con perros especializados en la detección de drogas. Los arrestos se llevaron a cabo de forma simultánea para evitar que los detenidos pudieran avisarse entre ellos. El policía fue apresado por agentes del Grupo Operativo Especial de Seguridad (GOES). Los investigadores se incautaron de una importante cantidad de dinero en el domicilio del agente, mientras que la droga fue confiscada en otro registro. Los cinco kilogramos de cocaína habrían alcanzado un valor de 175.000 euros en el mercado ilícito de la droga, según los últimos indicadores del Ministerio del Interior.

Después de leerles sus derechos, las ocho personas detenidas fueron incomunicadas en el mismo número de calabozos para ser interrogadas. Los arrestados pasarán a disposición judicial el lunes. La detención del policía nacional causó indignación y sorpresa en el Grupo de Atención al Ciudadano (GAC), donde estaba destinado el agente supuestamente corrupto.

El 5 de octubre del año pasado, este mismo policía realizó un servicio humanitario que mereció el reconocimiento de sus compañeros y mandos de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana. El agente impidió que un enfermo mental se arrojara al vacío desde la terraza de una vivienda en el barrio del Cabanyal. Tras un forcejeo en la azotea, el policía logró agarrar al joven, de más de 100 kilos de peso, justo en el momento que iba a lanzarse a la calle. Un año después, el agente ha pasado de héroe a villano tras ser detenido en la operación antidroga. En la localidad valenciana de Alfara de la Baronía, la Policía Nacional registró dos viviendas, al parecer, en el marco de las investigaciones de esta operación antidroga.

El año pasado, otro policía destinado en Valencia y una guardia civil de Cullera fueron detenidos tras sendos operativos donde les intervinieron un kilo de cocaína y 10 gramos de esta droga.