Las Provincias

La persecución de un kamikaze deja cinco policías heridos y dos coches dañados

Momento de la detención del kamizake, ayer. :: lp
Momento de la detención del kamizake, ayer. :: lp
  • El presunto ladrón de un bar trató de huir en dirección contraria, saltándose semáforos en rojo y embistiendo a las patrullas policiales

valencia. Un hombre de 32 años fue detenido ayer por la Policía Nacional tras una persecución por varias calles de la ciudad de Valencia, en la que circuló en dirección contraria, arrancó bolardos y desató el pánico entre los conductores. Además, las maniobras del kamikaze dejaron heridos a cinco agentes.

Según informaron fuentes policiales, los hechos ocurrieron sobre las seis menos diez de la mañana de ayer, cuando, ante el aviso de que se había forzado un bar para robar en su interior, se personó en el lugar un coche de la policía.

En ese momento, un vehículo que estaba en las inmediaciones del bar apagó las luces e inició una «huida temeraria» poniendo en riesgo la vida de conductores y viandantes, pues se saltó semáforos en rojo, circuló en dirección contraria, arrancó bolardos verdes de la vía y provocó el pánico de los conductores y viandantes que se cruzaron con el vehículo a la fuga.

Durante la persecución policial, el hombre dio frenazos bruscos y, de manera intencionada, intentó sacar de la calzada a los vehículos de la Policía, que por medio de señales acústicas y luminosas y mediante megafonía le instaban a que detuviera el vehículo.

La huida terminó en una rotonda donde entró en dirección contraria y, al ver varios vehículos de frente, hizo un medio trompo para darse la vuelta, mientras que tres coches policiales lograron pararle.

Fracturas en pie y mano

En el momento de la detención, además, el hombre puso resistencia y causó fracturas en el pie y en la mano a uno de los agentes, mientras que se le intervino un arma simulada de plástico negro, y cuatro tolvas de máquinas recreativas.

Finalmente, la persecución se saldó con cinco agentes heridos de distinta consideración y dos vehículos policiales dañados.

El hombre, de origen español, quedó arrestado por los presuntos delitos de robo con fuerza, contra la seguridad vial, atentado a los agentes de la autoridad, resistencia, desobediencia y daños.

Las mismas fuentes destacaron que la buena actuación de los agentes que intervinieron en la operación evitó que se produjeran males mayores.