Las Provincias

El violador de la Diagonal, condenado a 18 años de cárcel por apuñalar a tres mujeres

Tomás Burgos en el juicio. :: efe
Tomás Burgos en el juicio. :: efe
  • La juez asevera que las víctimas ofrecieron una versión coherente y «libre de sospechas de animadversión ante quien ni tan siquiera conocían»

valencia/castellón. El juzgado de lo penal número 3 de Castellón ha condenado a Tomás Burgos Domingo, conocido como el violador de la Diagonal por su pasado delictivo en Barcelona, a 18 años y cinco meses de prisión y al pago de una multa de 600 euros por agredir con un arma blanca a tres mujeres y acosar a una cuarta en agosto de este año en la ciudad de Castelllón. La sentencia condena al procesado, de 61 años, por coacciones, robo con violencia con uso de armas en grado de tentativa y tres delitos de lesiones con instrumento peligroso, con la agravante de discriminación por razón de sexo. Además, el acusado deberá indemnizar a las víctimas con 6.279 euros en concepto de daños morales, lesiones y secuelas.

Según la sentencia, el 2 de agosto de 2016, Tomás Burgos se aproximó a una mujer que andaba por la calle y, tras pedirle un cigarro y esta responder que no tenía, «movido por su animadversión al sexo femenino», volvió a insistirle con gestos obscenos. La víctima entonces empezó a gritar y él huyó.

El 5 de agosto, el procesado se acercó a una marquesina de una parada de autobús y le pidió a otra mujer que le diera lo que tuviera tras acorralarla. Tras decirle ella que no tenía nada, el hombre sacó una navaja y se la clavó en el costado. Luego sonrió y escapó. Ese mismo día, según la sentencia, el acusado pasó por el lado de una mujer que caminaba por la calle y le clavó una navaja en el costado sin mediar palabra, para marcharse a continuación. El 6 de agosto, el procesado siguió a otra víctima por la calle hasta que la cogió del brazo, le hizo un corte en el antebrazo y se marchó.

Tras la prueba pericial practicada, la juez considera acreditada la realidad de todos los hechos objeto de acusación, y asegura que las víctimas de los ataques ofrecieron una versión «permanente, coherente, sostenida en el tiempo y libre de cualquier sospecha de animadversión ante quien ni tan siquiera conocían con anterioridad».

Durante el juicio, que se celebró el pasado 8 de noviembre, el procesado se negó a declarar pero hizo uso de su derecho a la última palabra para asegurar que era inocente. En la década de los 70, Tomás Burgos fue detenido y juzgado por tres agresiones sexuales que cometió en Barcelona. El sobrenombre del violador de la Diagonal, alias que le pusieron por la zona donde actuaba, volvió a ocupar titulares de las crónicas de sucesos en 2001 cuando violó a otra mujer en la Ciudad Condal después de cumplir condena en prisión y quedar en libertad.