Las Provincias

60.000 euros para un policía por acoso laboral

  • El Ayuntamiento de Torrevieja tendrá que indemnizar al agente por no actuar en el caso

El Ayuntamiento de Torrevieja (Alicante) ha sido condenado a pagar un indemnización de 48.000 euros a un agente de la Policía Local que denunció al consistorio por no actuar ante el acoso laboral que sufría reiteradamente desde el año 2004. Según ha informado el consistorio en un comunicado, la sentencia condena, además, al pago de intereses, lo que elevaría el coste a unos 60.000 euros, al abono de las costas judiciales y a activar el protocolo contra el acoso en el plazo de 30 días.

El alcalde, José Manuel Dolón, ha comparecido este lunes para dar a conocer la sentencia y ha afirmado que el fallo "condena con rotundidad a esas penas" porque ha venido reiterándose "un comportamiento totalmente inadecuado y quienes gobernaban han mirado hacia otro lado".

En ese sentido, ha resaltado la "gravedad" de los hechos, especialmente porque "se juzgan unas circunstancias que producen daños en la salud de las personas, daños físicos y psíquicos que en ocasiones pueden ser para siempre" y porque se producen en un cuerpo en el que se supone que han de primar "otros valores bien distintos".

Además, se trata de un cuerpo que está al servicio de los ciudadanos, por lo que ha hecho notar que es muy "difícil" que una persona que trabaja en las circunstancias en las que se describen en la sentencia pueda prestar "adecuadamente" esa función de servicio.

Dolón ha asegurado que la sentencia es "contundente" y está apoyada por pruebas "documentales, médicas y testificales" que ratifican que no se ha tratado de "un hecho aislado". Ha dado lectura a un pequeño fragmento de la misma en la que se dice que "se reconoce una situación de acoso laboral que el hoy actor ha sufrido durante años, que le ha menoscabado la salud y producido un trastorno adaptativo y un ánimo depresivo derivado del acoso psicológico sufrido por largo periodo de tiempo".

El primer edil ha afirmado que tras esta sentencia, que no es la primera condenatoria al Ayuntamiento por hechos de este estilo, "alguien tendrá responsabilidad aquí" porque "sabiendo los hechos no han actuado" a lo largo de todos estos años. Una situación que ha calificado de "complicidad" porque "se permitió y se consintió" en lugar de haberlo perseguido. También se ha preguntado si desde el PP "van a echar la culpa de esto también al actual equipo de Gobierno, como vienen haciendo con otras muchas cuestiones de las que solo ellos tienen la responsabilidad".

Contra la sentencia cabe recurso, pero el alcalde ha anticipado que aunque se va a estudiar esta posibilidad es "muy difícil contrarrestar" cuando se trata de un Ayuntamiento que tiene "más casos de este estilo con sentencias condenatorias".

El alcalde ha asegurado que se han producido comportamientos que no han sido "ejemplares" mientras los responsables "miraban hacia otro lado" y ha asegurado que su voluntad es "acabar con este tipo de conductas y especialmente en la Policía Local".

Esta semana se celebrará una reunión con el Departamento de Riesgos Laborales en la que se va a tratar de forma "exclusiva" la aplicación del protocolo antiacoso, tal y como exige la sentencia, y estarán presentes "especialistas ajenos al Ayuntamiento que vienen a adaptar ese protocolo que existe en la actualidad a la realidad legislativa". Con esta medida el alcalde espera contar con "un mecanismo útil" para las personas que sufren estas situaciones que "dejan huella en su salud".