Las Provincias

Seis detenidos en la Comunitat en otra operación contra la pornografía infantil

Un policía nacional visiona imágenes intervenidas a un pedófilo. :: dgp
Un policía nacional visiona imágenes intervenidas a un pedófilo. :: dgp
  • Los hombres arrestados distribuían por internet imágenes de abusos a bebés y niños de corta edad con el amparo de una comunidad pedófila

Jubilados, parados e ingenieros informáticos figuran entre los 56 pedófilos detenidos por la Policía Nacional, seis de ellos en Valencia y Alicante, por distribuir por internet desde sus casas imágenes de abusos graves a bebés y niños de corta edad, con el amparo de una creciente comunidad pedófila internacional en la red. Una importante operación que demuestra, en palabras del director general de la Policía, Ignacio Cosidó, que «todo el que pueda tener la tentación de poseer y distribuir pornografía infantil tiene probabilidades muy altas de ser detectado».

Tras año y medio de investigaciones y la intervención de 150 agentes de 33 unidades especializadas, coordinadas por el Grupo Tercero de Protección al Menor de la Brigada Central en Madrid, la Policía Nacional arrestó a 56 hombres, la mayoría de entre 40 y 60 años, que desde sus domicilios compartían material pornográfico a través de los llamados programas de intercambio de archivos Peer to Peer.

El inspector jefe de la Unidad de Investigaciones Tecnológicas (UIT), Luis García Pascual, explicó que en estas redes se aloja la mayoría del contenido pornográfico infantil internacional de fácil acceso para los pedófilos. Material de extrema gravedad con abusos a menores. En un primer análisis de parte de los 173 discos duros incautados y más de 600 CD y DVD con varios gigas de fotografías y vídeos, los agentes comprobaron que se trata, en su mayoría, de niños y niñas de origen asiático y sudamericano.

De este primer visionado, la policía no detectó que ninguno de los detenidos cometiera los abusos sexuales, pero sí demostró que todos ellos «conscientemente» eran consumidores de esas imágenes e, incluso, algunos ya habían sido arrestados con anterioridad por los mismos hechos.

Fue a principios de 2015 cuando los agentes comenzaron a rastrear una red P2P para identificar a usuarios que pudieran estar distribuyendo material pornográfico de menores en internet. Una vez monitorizada esta aplicación, los investigadores realizaron un análisis de la información generada y lograron identificar a 73 usuarios de interés pedófilo ubicados en distintas provincias de España.

Pascual insistió en que, si bien no existe un perfil del pedófilo, sí que en todas las operaciones que se desarrollan contra la pornografía infantil se cumplen una serie de patrones, como el hecho de que sus usuarios son personas que pasan bastante tiempo en casa o que se vienen «abajo» y sienten vergüenza cuando son descubiertos.

Y eso a pesar de que estos usuarios refuerzan su pedofilia en «una comunidad on line» que alberga foros donde se intercambian opiniones y, sobre todo, donde son frecuentes los comentarios que normalizan la pedofilia como una opción sexual como la homosexualidad de la que nadie se debe sentir culpable.

Según los responsables policiales, la comunidad pedófila va en aumento en internet, pero también crece el número de operaciones y de detenidos. Solo el pasado año fueron arrestados 390 personas por delitos relacionados con la pornografía infantil en internet.

En esta macrooperación, la más importante en lo que va de año contra la pedofilia, se han practicado 59 registros domiciliarios por toda la geografía española en los que los agentes intervinieron los ordenadores, discos duros, discos compactos, DVD y vídeos. También confiscaron dos revólveres, uno de ellos con el cañón modificado, en un registro efectuado en Murcia. Tres de los pedófilos fueron detenidos en Valencia y otros tres en Alicante.