Las Provincias

Un maltratador explosiona dos artefactos caseros en la vivienda de su expareja

  • El arresto del agresor en Santa Pola supone ya la quinta detención por el quebrantamiento de la orden de alejamiento de su exmujer

La Guardia Civil detuvo el lunes en Santa Pola a un hombre de 45 años por explosionar dos artefactos caseros en la vivienda de su expareja. El agresor emprendió la huida al ser sorprendido por los agentes con un tercer artefacto en sus manos, pero fue apresado en la puerta de su casa tras una persecución y un forcejeo. El arresto de este maltratador supone la quinta detención por quebrantamiento de la orden de alejamiento.

Los violentos hechos ocurrieron el lunes por la tarde. La víctima avisó a la Guardia Civil de que había escuchado dos explosiones en la puerta de su casa en un intervalo de 50 minutos aproximadamente. La mujer también explicó que sospechaba que podría tratarse de su exmarido, que tiene antecedentes por violencia de género.

Una patrulla acudió con urgencia al lugar y localizó dos botellas de plástico, totalmente deformadas, que contenían restos de un líquido amarillento que desprendía un fuerte olor a salfumán. Los gases que emanaban causaron irritación de ojos y de fosas nasales a los guardias civiles. Además, los agentes vieron en la acera gran cantidad de restos de aluminio derretido, lo que les llevó a pensar que podría haber explotado un artefacto casero elaborado con salfumán y bolas de aluminio, una mezcla que genera una peligrosa reacción química.

Los guardias civiles se dirigieron al domicilio del sospechoso y lo sorprendieron en la calle con una botella de plástico -el tercer artefacto explosivo-, por lo que se acercaron para hablar con él, pero el individuo salió corriendo en dirección a su casa. Durante su huida, el hombre lanzó al suelo varias bolas de papel de aluminio, así como la tercera botella, que también desprendía un fuerte olor a salfumán.

Tras una persecución y varios minutos de forcejeo en la puerta de la vivienda, los agentes lograron detener y engrilletar al maltratador. Uno de los guardias resultó herido en el pie al ser golpeado con la puerta por el individuo cuando intentó cerrarla para escapar.

El hombre fue acusado de tres delitos: quebrantamiento de la orden de alejamiento hacia su exmujer, resistencia grave a los agentes de la autoridad y daños en grado de tentativa, ya que no llegó a causar desperfectos en la puerta de la vivienda ni en el coche de su expareja, con la que tiene dos hijos en común. El vehículo de la mujer estaba estacionado enfrente de la casa.

El menor de los hijos de la pareja, un joven de 18 años de edad, presenta un 77% de discapacidad y se encontraba en el interior del domicilio en el momento de las explosiones. El detenido tiene de 45 años de edad y cuenta con numerosos antecedentes policiales. El individuo ya fue arrestado por maltratar a otra mujer.