Las Provincias

La Policía evita que un hombre se arroje desde el puente del Camino Nuevo de Picanya

  • El tráfico en la zona se ha visto afectado en la entrada y la salida de Valencia

  • Los agentes sujetaron a esta persona por una pierna y un brazo y lo esposaron a la barandilla para que no se resbalara

Ocho policías evitaron esta tarde que un hombre de 39 años se lanzara desde el puente del Camino Nuevo de Picanya al nuevo cauce del río Turia. La rápida actuación de una patrulla de la Policía Local de Valencia y otra de la Policía Autonómica, que engrilletaron incluso a esta persona a la barandilla para que no resbalara cuando la sujetaban a pulso, impidió que se precipitara al vacío.

El hombre llamó a su hermana para decirle que se iba a suicidar y le explicó incluso cómo pensaba hacerlo. Quería tirarse desde un puente de Valencia. La mujer llamó de inmediato a la sala del 091 para informar de la intención suicida de su hermano y facilitó a la Policía Nacional una descripción física de él. El coordinador del 091 montó entonces un operativo de búsqueda del hombre en todos los puentes de la ciudad. Eran las 14.43 horas. Poco después, el individuo envió una foto a su hermana, a través de WhatsApp, del puente donde se encontraba en ese momento. Tras analizar la imagen, la Policía Nacional reconoció el puente del Camino Nuevo de Picanya y movilizó a varias patrullas.

Esto posibilitó que una patrulla de la Policía Local del retén de Patraix localizara al hombre, que ya había pasado al otro lado de la barandilla. Al lugar también acudieron con urgencia agentes de la Policía Autonómica y de la Policía Nacional. Los policías intentaron tranquilizarlo para ganar tiempo mientras se acercaban a él, según informaron fuentes policiales, y lograron agarrarlo en el último momento de una brazo y una pierna cuando ya había soltado la barandilla. Fueron un policía local y otro autonómico los primeros que sujetaron a esta persona, aunque luego se unieron al salvamento sus compañeros de patrulla y otros cuatro agentes de la Policía Nacional y la Policía Local.

La rápida actuación de los agentes fue clave para evitar la muerte de esta persona. Uno de los policías locales utilizó sus grilletes para esposar al hombre a uno de los hierros de la barandilla, porque temían que pudiera resbalarse entre sus manos cuando lo sujetaban con gran esfuerzo. Luego, los ocho agentes pusieron a la víctima a salvo tras pasarla al otro lado de la barandilla. Fueron momentos de gran tensión y nerviosismo porque el hombre ofreció resistencia cuando lo estaban auxiliando.

El intento de suicidio causó retenciones en la entrada y salida de la ciudad de Valencia por esta vía, según informaron fuentes de la Policía Local de Valencia. Una ambulancia trasladó al hombre a un hospital para que recibiera tratamiento psicológico.