Las Provincias

Dos jóvenes, detenidos en Portugal por matar al dueño de una finca en Sot de Chera

La víctima, a la izquierda, con los dos sospechosos del crimen. :: lp
La víctima, a la izquierda, con los dos sospechosos del crimen. :: lp
  • Los arrestados y la víctima mantenían una relación sentimental y la Guardia Civil baraja un ajuste de cuentas como móvil del homicidio

El círculo del misterioso crimen que conmocionó en verano al pequeño municipio de Sot de Chera empieza a cerrarse. La investigación de la Guardia Civil se inició el 10 de agosto, cuando el cuerpo de Pedro Pablo Bustos apareció flotando, en estado putrefacción, atado y con la cabeza tapada por una bolsa de plástico. Unos jóvenes que fisgoneaban por la finca rural que regentaba el fallecido dieron la voz de alarma y supuso el comienzo de la pesquisas del grupo de Homicidios de la Benemérita. Y desde el principio la sospechas apuntaron hacia dos nombres: André y Filipe, dos jóvenes de nacionalidad brasileña y portuguesa que convivían con el fallecido en el complejo y le ayudaban con labores de mantenimiento. El foco se colocó sobre ellos tras desaparecer sin dejar rastro. «No se les ve desde hace algún tiempo», explicó un vecino a LAS PROVINCIAS. Ahora, los dos jóvenes de 23 y 26 años han sido detenidos en Portugal como presuntos autores de la muerte del hombre de 45, según confirmaron ayer desde el Ministerio del Interior.

Un ajuste de cuentas con un detonante que no ha trascendido parece ser el móvil del homicidio, como confirmaron fuentes de la investigación. Los agentes han descartado que se tratara de un robo. Al parecer, los dos sospechosos y el fallecido mantenían algún tipo de relación sentimental que puede estar relacionada con el crimen.

«Te esperamos en el paraíso»

«Pedro, André y Felipe te esperamos en nuestro pequeño paraíso, ubicado en un parque natural», era el ofrecimiento turístico que hacían en internet de la parcela rural ubicada en la conocida como Fuente de Santa María, a kilómetro y medio del pueblo. «Te esperamos para hacer de tu estancia en Sot de Chera una bonita experiencia», añadían. En algunos buscadores se promocionaba el destino como «lugar de descanso para mayores de 18 años» y «gay-friendly».

Los dos sospechosos han sido arrestados en aplicación de una orden de detención emitida por el juzgado de instrucción número 4 de Llíria. André A. W. fue apresado en el aeropuerto de Lisboa, mientras que Filipe G. B. cayó en manos de agentes de la policía portuguesa cuando se encontraba en la localidad lusa de Maia.

El propietario de la parcela rural falleció por asfixia, como reveló la autopsia que se practicó al cadáver. El cuerpo apareció flotando en la piscina pese a que los autores del crimen lo ataron a una bolsa con piedras para que se hundiera. Los dos arrestados se marcharon de Sot de Chera con el coche de la víctima, aunque a las pocas semanas de desaparecer, la Guardia Civil ya dio con su rastro.