Las Provincias

Condenado a 14 años de prisión el hombre que mató a su mujer a sartenazos en Xàbia

  • La sentencia impone además la prohibición de acercase a menos de un kilómetro de los hijos, hermanos y madre de la víctima, así como a ponerse en contacto con ellos por un período de 20 años

La Audiencia Provincial de Alicante ha condenado a 14 años de prisión a un hombre que mató a su pareja golpeándola en la cabeza repetidamente con una sartén en marzo del año pasado en Xàbia. La sentencia, en aplicación del veredicto dictado por un jurado, impone además la prohibición de acercase a menos de un kilómetro de los hijos, hermanos y madre de la víctima, así como a ponerse en contacto con ellos, por un período de 20 años.

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) ha dado a conocer este jueves la condena que impone, además, una indemnización para cada uno de los dos hijos de la víctima de 100.000 euros, así con 12.000 para su madre y para cada uno de sus hermanos.

Los hechos se produjeron en marzo de 2015 cuando el condenado inició una discusión con su esposa en la casa familiar en Xàbia y en presencia de sus hijos y su suegra. Así, en el transcurso de la discusión cogió una sartén y golpeó a su esposa "fuertemente" en la cabeza en repetidas ocasiones. De hecho, el hombre continuó con su agresión a pesar de que la mujer ya estaba sangrando por los golpes, que solo pararon cuando se rompió el mango.

Como consecuencia de la agresión la mujer sufrió varias fracturas craneales, hemorragias, fractura de la muñeca izquierda, erosiones en el cuello y las dos muñecas y una herida inciso contusa en el parietal izquierdo. De resultas, la mujer falleció una semana después a los 43 años.

El jurado emitió su veredicto sobre un delito de homicidio, tal y como solicitaba el ministerio fiscal y en la acusación ejercida por la Generalitat Valenciana. La acusación particular calificó los hechos de asesinato. Por su parte, la defensa calificó la agresión como delito de lesiones en "concurso ideal con un delito de homicidio imprudente".

Con todo, el jurado consideró acreditado que el acusado causó la muerte de su esposa y que lo hizo "intencionadamente", ya que entendió que agredir con una sartén a la víctima "en una zona especialmente vulnerable como es la cabeza y con el resultado descrito", merecía "la calificación de homicidio".

Asimismo, el tribunal popular llegó "por unanimidad" a su veredicto atendiendo a las declaraciones de los forenses y de los tres testigos presenciales. Concretamente, los médicos ratificaron que las lesiones padecidas por la mujer "no concuerdan con la descripción fáctica que realiza el acusado" y afirmaron que hubo "al menos" tres golpes: en la cabeza, en el malar y en el brazo.

"Tales golpes por las dimensiones de la fractura craneal y del malar no son compatibles con una caída accidental", señala la sentencia en base a lo declarado por los forenses, que subrayaron que la mujer habría muerto de inmediato de no habérsele practicado una craneotomía.

Asimismo, puntualiza el jurado, el hombre incurrió en "omisión de socorro" ya que "lejos de prestar ningún tipo de auxilio a la esposa malherida, ni avisó a los sanitarios ni a la policía, limitándose a intentar limpiar con una fregona los restos de sangre y vómitos".

Con todo, en ejecución del delito con la concurrencia del agravante de parentesco -la pareja llevaba 14 años casados--, se impone la pena de 14 años de prisión, sobre un máximo de 15, ya que los hechos se perpretaron en presencia de los hijos menores de la víctima y de su madre "con la indudable aflicción que ello produce".