Las Provincias

Chella da el último adiós a la menor de 15 años estrangulada por un amigo

El municipio de Chella se inundará hoy de nuevo de emoción con el funeral y entierro de Vanessa, la menor de 15 años hallada muerta la pasada semana tras ser asesinada por Rubén Mañó, un joven amigo de 21 años que se confesó autor de la muerte. El oficio tendrá lugar a las cuatro de la tarde en la iglesia de la localidad valenciana.

El homicida se encuentra desde el lunes ingresado en la cárcel de Picassent y sometido a vigilancia, como parte del protocolo de prevención de suicidios. Ante la juez, Rubén confesó que estranguló a la menor durante un forcejeo, exculpó al amigo que le dejó el coche para trasladar el cadáver al barranco en el que apareció y negó haber agredido sexualmente a la víctima.

Tras escuchar la inverosímil versión de una muerte accidental, la juez ordenó prisión provisional, comunicada y sin fianza para el único detenido por el crimen de Vanessa F., de 15 años. Según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia, Rubén está acusado de un delito de asesinato.

Según el informe de la autopsia, la menor murió por asfixia mecánica tras ser estrangulada la misma noche de su desaparición. Las lesiones externas que presenta la víctima son compatibles, según el forense, con golpes contra la cavidad rocosa cuando el homicida arrojó el cuerpo al fondo de la sima. Según publicó este periódico, la necropsia también desveló pequeñas lesiones vaginales y anales en el cuerpo de la adolescente, aunque estas no despejan la duda si hubo violación o las relaciones sexuales fueron consentidas.