Las Provincias

La menor asesinada en Chella será enterrada mañana

  • El avance de la autopsia no revela signos de violación y el juzgado no ha autorizado la incinerarión

El cuerpo de Vanesa Ferrer, la menor de 15 años asesinada en Chella la madrugada del pasado jueves, será enterrado en esta localidad mañana por la tarde, según han informado a EFE fuentes del Ayuntamiento.

El féretro llegará a la plaza de la Iglesia a las 16 horas, tras lo cual tendrá lugar una ceremonia religiosa y posteriormente será trasladado al cementerio, han informado las mismas fuentes.

La madre de Vanesa había denunciado el pasado jueves la desaparición de su hija después de que esta fuera el día anterior al cine con dos amigos, regresara y cenara en su domicilio, pero después le dijo que se iba a casa de unas amigas a dormir.

Al día siguiente no fue al colegio, de modo que su madre presentó el jueves por la tarde una denuncia y se distribuyeron por el pueblo carteles con su imagen.

Su cadáver fue localizado al día siguiente en un profundo y escarpado barranco a unos cien metros del casco urbano de este pueblo, de apenas 2.500 habitantes, situado en el interior de la provincia de Valencia.

Horas después se detuvo a Rubén, un joven de 21 años amigo de la víctima, que confesó el homicidio y afirmó haber consumido drogas y alcohol antes de estrangularla.

Tras prestar declaración el pasado lunes en los juzgados de Xàtiva, ingresó en prisión provisional.

El homicida confeso fue condenado en octubre de 2015 por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 2 de Xátiva, competente en materia de Violencia sobre la Mujer, a 50 días de trabajos en beneficio de la comunidad por lesiones producidas a otra joven y maltrato en el ámbito familiar.

Se le impuso además la prohibición de acercarse a la denunciante, su expareja, y de comunicarse con ella, según las mismas fuentes.

El avance de la autopsia practicada a la menor fallecida revela una muerte violente por asfixia, sin indicios de violación, y por este motivo se imputa al detenido únicamente un delito de asesinato, sin perjuicio de que puedan aparecer nuevos indicios, señalan fuentes de la investigación.

En consecuencia se ha autorizado a los familiares a que entierren el cuerpo de Vanesa, pero no su incineración.