Las Provincias

Detenido tras romper la orden de alejamiento y golpear y maniatar a su expareja

  • La mujer pudo escapar cortando con un cristal roto las ataduras a las que le había sometido el hombre, de nacionalidad belga

Agentes de la Guardia Civil han detenido en Villajoyosa a un hombre de 48 años que, a pesar de tener una orden de alejamiento, había agredido e insultado a su expareja y le había atado las manos y los pies para evitar que huyera aunque ella lo hizo en un descuido cortando sus ataduras con un cristal roto. El hombre, de nacionalidad belga, ha sido detenido como presunto autor de un delito de violencia de género, un delito de lesiones y otro de detención ilegal, tras la denuncia interpuesta por la mujer, también de nacionalidad belga y de 38 años, tras el episodio de malos tratos.

Según un comunicado del Cuerpo Armado, el pasado día 26 de octubre, una mujer interpuso una denuncia en Villajoyosa porque su expareja, que tenía una orden de alejamiento la había insultado y golpeado tras una fuerte discusión. En un momento de la agresión, tras caer al suelo, el presunto agresor inmovilizó a la mujer, atándole pies y manos con cinta de embalar, que usó también para taparle la boca para evitar así que gritara.

La víctima pasó toda la noche en el suelo de la vivienda y, en un descuido del agresor, consiguió cortar la cinta de embalar con un trozo de cristal que había en el suelo, resto de los objetos rotos durante el forcejeo de la noche anterior. Tras liberarse, y temiendo por su vida, intentó escapar del domicilio, pero fue sorprendida por el ahora detenido, que la volvió a atacar propinándole nuevos golpes aunque esta vez consiguió zafarse y, saltando uno de los muros de la vivienda, logró al fin escapar.

Una vez presentada la denuncia ante la Guardia Civil, los agentes comenzaron una investigación para lograr detener al supuesto agresor, y realizaron una vigilancia a la vivienda, y alrededores, ya que éste había expresado su intención de huir a Bélgica. Tras varias horas, un vehículo similar al descrito por la mujer apareció en las cercanías del inmueble, aunque al percatarse de la presencia del vehículo camuflado de los agentes, realizó una peligrosa maniobra evasiva, en un intento de darse a la fuga.

Finalmente, tras una breve persecución, los agentes interceptaron el vehículo del hombre, al que detuvieron si que opusiera ningún tipo de resistencia. Al parecer este no había sido este el único episodio de malos tratos protagonizado por la pareja, de ahí que el detenido tuviera interpuesta contra él una orden judicial de alejamiento.