Las Provincias

Pillan 10.000 litros de licores manipulados en un bar y dos almacenes de Murcia y Villena

  • Hasta el momento la Guardia Civil ha detenido a una persona como presunta autora de los delitos de estafa y contra la propiedad intelectual,

Agentes de la Guardia Civil y de la Agencia Tributaria (AEAT) han desarrollado de forma conjunta la operación 'Licor' que, hasta el momento, se ha saldado con la incautación de más de 10.000 litros de alcohol manipulado y sin precintar, la detención del propietario de un bar de Jumilla y la denuncia a dos distribuidores de bebidas de Murcia y Villena (Alicante) por infracciones a la Ley de Impuestos Especiales.

La operación se inició el pasado mes de septiembre cuando guardias civiles del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA), mientras realizaban una inspección rutinaria en un restaurante de Jumilla, detectaron la existencia de una partida de botellas de whisky de prestigiosas marcas las cuales habían sido manipuladas y rellenadas con otro tipo de bebida de peor calidad.

Ante estos hechos, la Benemérita solicitó la colaboración de la Agencia Tributaria para desarrollar la correspondiente investigación y averiguar la trazabilidad de los líquidos utilizados sin control para la manipulación de las bebidas.

Tras detener al propietario del restaurante como presunto autor de delito de estafa y contra la propiedad industrial, por adulterar las botellas de bebidas alcohólicas, y precintar y suspender la actividad del local, los investigadores averiguaron que los líquidos utilizados para la manipulación del alcohol procedían de un almacén de Villena (Alicante), por lo que se desplazaron hasta el lugar para realizar la correspondiente inspección.

Durante la inspección del almacén, que también se dedicaba a la distribución de bebidas, los agentes hallaron, en una de las estancias del inmueble, una destilería clandestina donde se incautaron 6.000 botellas -alrededor de 5.000 litros- de alcohol irregular dispuestas para su inminente distribución.

La inspección culminó con varias denuncias por infracciones a la Ley de Impuestos Especiales y el precintado y la suspensión de actividad del establecimiento público.

La investigación también permitió constatar la existencia de una nave industrial, ubicada en la pedanía murciana de Patiño, que podría estar relacionada con la manipulación ilícita de alcohol.

Tras averiguar su ubicación exacta, los agentes establecieron el correspondiente dispositivo de inspección que se ha saldado con la incautación de 6.000 litros de alcohol etílico a granel en grandes depósitos, que carecían de cualquier tipo de registro sanitario y que iban a ser distribuidos de forma inminente evadiendo los preceptivos aranceles. La inspección ha culminado con la apertura de varios expedientes administrativos al gestor del almacén.

Durante las inspecciones realizadas tanto en el restaurante de Jumilla como en los almacenes de Murcia y Villena (Alicante) los investigadores han contado con la colaboración de los Servicios de Sanidad de las comunidades autónomas de Murcia y Valencia, que también iniciaron los correspondientes expedientes sancionadores por las deficiencias detectadas.

Hasta el momento, la operación se ha saldado con la incautación de más de 10.000 litros de alcohol, tanto embotellado como a granel, con la detención de una persona como presunta autora de los delitos de estafa y contra la propiedad intelectual, con la tramitación de varias denuncias por infracción a la Ley de Impuestos Especiales, así como con el precinto de un establecimiento de hostelería en Jumilla y un almacén en Villena (Alicante).