Las Provincias

Un hombre acepta tres años de prisión tras apuñalar a otro por una deuda de 10 euros en Alcoy

  • La sentencia impone una indemnización en favor de la víctima de 21.840 euros y en favor del Hospital la Fe, donde fue ingresado, de 8.315 euros

La Audiencia de Alicante ha condenado a tres años de prisión a un hombre que apuñaló a otro en Alcoy por una deuda de diez euros. La sentencia dictada por la sección tercera condena al agresor por un delito de lesiones consumadas con instrumento peligroso y le impone, además, la prohibición de acercarse a menos de 300 metros de la víctima o a mantener ningún tipo de contacto por un plazo de cinco años. El agresor se ha declarado autor de los hechos y ha aceptado la condena.

La sentencia es firme al haber sido dictada "in voce" y al manifestar las partes que no la recurrirán. La causa se inició por un delito de homicidio en grado de tentativa, aunque en la sesión de juicio oral, el fiscal modifició sus conclusiones provisionales y consideró los hechos como delito de lesiones consumadas con instrumento peligroso.

Esa calificación fue aceptada por la acusación particular y el acusado se confesó autor del delito por lo que no fue "necesaria la continuación del juicio".

La sentencia, del pasado 20 de septiembre, impone una indemnización en favor de la víctima de 21.840 euros y en favor del Hospital la Fe de València, donde fue ingresado, de 8.315 euros.

Los hechos se produjeron en diciembre de 2011 cuando el condenado reclamó una deuda de 10 euros a la víctima, quien le indicó que "ya se la pagaría". Ante la insistencia en la reclamación y la negativa al pago, el agresor propinó un fuerte cabezazo a la víctima que respondió con un puñetazo y se marchó.

Sin embargo, el condenado siguió a la víctima y se enzarzaron en una pelea que terminó con el agresor atacando con una navaja de pequeñas dimensiones a la víctima, a la que provocó dos cortes: uno en la barbilla, cuando intentaba cortarle en el cuello; y un segundo "fuerte" corte en el brazo, cuando la víctima se protegió de recibir un pinchazo en el pecho.

El agresor lavó la navaja y la escondió en el buzón de una vivienda que pensaba arrendar y fue detenido en casa de su madre. La víctima sufrió una lesión en el brazo izquierdo con afectación nerviosa, arterial y venosa que requirió 273 días de curación y tres días de ingreso hospitalario. Presenta una cicatriz de 18 centímetros en la cara interna con una anchura de uno.