Las Provincias

El violador de la Diagonal será juzgado por apuñalar a tres mujeres en Castellón

Escaleras de una estación de metro de Valencia. :: javier peiró
Escaleras de una estación de metro de Valencia. :: javier peiró
  • El delincuente sexual atacó a las víctimas al azar en plena calle y empujó a otras cuatro por las escaleras del metro en Valencia

El delincuente sexual conocido como el violador de la Diagonal, Tomás B. D., de 61 años de edad, se enfrenta a una pena de 20 años de cárcel por apuñalar a tres mujeres en las calles de Castellón. Su desprecio por la condición femenina, según el fiscal, es la principal motivación que empujó a este individuo a atacar con una navaja a tres mujeres en agosto de este año en Castellón. Cuatro meses antes, el mismo hombre empujó a cuatro vecinas de Valencia en las escaleras del metro en diferentes estaciones.

Tomás B. se sentará en el banquillo de los acusados el próximo 8 de noviembre en Castellón. El ministerio público le atribuye la comisión de tres delitos de lesiones, uno de robo con violencia en grado de tentativa y otro contra la integridad moral. Además, según el escrito de acusación del fiscal, «concurre la agravante de discriminación por razón de sexo que contempla el artículo 22 del Código Penal».

El odio que presuntamente siente Tomás B. por las mujeres quedó patente también en la década de los 70 tras ser detenido y juzgado por tres agresiones sexuales que cometió en Barcelona. El sobrenombre del violador de la Diagonal, alias que le pusieron por la zona donde actuaba, volvió a ocupar titulares de las crónicas de sucesos en 2001 cuando violó a otra mujer en la Ciudad Condal después de cumplir condena en prisión y quedar en libertad.

Tras ser juzgado y penado, el delincuente sexual estuvo internado un tiempo y luego recibió tratamiento ambulatorio debido a la grave enfermedad mental que padece. Sus últimas acciones violentas causaron una gran alarma social en Castellón, cuando atacó con una navaja e hirió a tres mujeres en plena calle. Los hechos tuvieron lugar los pasados días 5 y 6 de agosto en la avenida Barcelona, la calle Segarra Ribes y la plaza Juez Borull.

Tomás B. eligió a las víctimas al azar y a dos de ellas las apuñaló en el costado. Según el fiscal, «movido por su desprecio al género femenino», el hombre sacó una navaja de pequeñas dimensiones y la clavó en el costado de una mujer cuando pasaba a su lado en la calle Segarra Ribes. Esta agresión tuvo lugar sobre las nueve de la mañana del 5 de agosto. Ese mismo día atacó a otra de sus víctimas en la avenida Barcelona, aunque en esta ocasión le dijo que le diera el dinero y los objetos de valor. El individuo reaccionó de forma muy violenta y le clavó también la navaja en la región costal cuando la mujer le contestó que no llevaba nada.

Al día siguiente apuñaló a su tercera víctima sobre las tres y media de la madrugada tras perseguirla cuando caminaba por la plaza Juez Borull. El enfermo mental le causó un corte en el antebrazo y salió corriendo, como hizo en las otras ocasiones, mientras la mujer pedía auxilio. El agresor fue detenido horas después por la Policía Nacional en un cajero automático.

El violador de la Diagonal se negó a declarar ante el juez y tampoco quiso que lo reconociera el médico forense. Además, el delincuente dijo a la policía que cuando saliera de prisión iba a violar y matar a más mujeres. Estas supuestas intenciones criminales fueron reflejadas en las diligencias.

El abogado de oficio del detenido ha pedido al juez instructor que su cliente sea reconocido por un forense para que confirme la minusvalía psíquica que padece. «Es inimputable porque sufre esquizofrenia paranoide, tal y como consta en los informes médicos que obran en la Generalitat de Cataluña», afirmó el letrado Juanjo Breva.