Las Provincias

Liberan a un hombre secuestrado por el que pedían 220 euros de rescate

  • Los jefes de la cuadrilla de la víctima le amenazaron en Sagunto con dañar a su familia en Rumanía

  • El hombre retenido trabajó para sus captores 13 horas durante medio mes al día por un total de 80 euros

Agentes de la Policía Nacional han detenido en una gasolinera de Sagunt a una mujer y un hombre de 35 y 39 años, de origen rumano, como presuntos autores de los delitos de detención ilegal, trata de seres humanos y contra el derecho de los trabajadores. Los arrestados están acusado de impedir durante una semana a uno de sus trabajadores abandonar el domicilio, exigiéndole la cantidad de 220 euros por su libertad, al mismo tiempo que lo intimidaban con causar daños a su familia en Rumanía.

Según ha informado el Cuerpo Nacional de Policía (CNP) en un comunicado, las investigaciones se iniciaron el sábado al tener conocimiento los agentes que un hombre llevaba retenido en contra de su voluntad una semana por los jefes de su cuadrilla de trabajo en un domicilio de Sagunt, exigiéndole para su liberación la cantidad de 220 euros.

Durante las investigaciones, los agentes establecieron un dispositivo de vigilancia en las inmediaciones de una gasolinera de Sagunt en donde un amigo de la víctima había concertado una cita con los captores para llevar a cabo el pago de la deuda y la liberación de su amigo.

En el transcurso del dispositivo, según añade la nota del CNP, los agentes observaron como el amigo de la víctima se dirigía a una furgoneta ocupada por tres personas y en el instante en que iba a realizar el pago por su liberación, detuvieron a los dos sospechosos y liberaron a la víctima que se encontraba en el coche.

Continuando con las investigaciones, los policías averiguaron que la víctima había estado trabajando en Albacete durante 15 días en el mes de septiembre para los ahora detenidos, y había cobrado un total de 80 euros por esos días trabajados en los que la jornada laboral era de 13 horas diarias.

La víctima fue trasladada a un domicilio de Sagunt a principios de octubre para trabajar en la recogida de la mandarina, donde vivía con los ahora detenidos y siete trabajadores más, sin recibir ingreso alguno aún a pesar de haber firmado dos contratos, motivo por el que les solicitó dinero para poder comer, habiendo recibido hasta un total de 220 euros, siendo esta la cantidad que se le exigía en concepto de manutención y alojamiento.

Durante las pesquisas policiales, los agentes averiguaron que la víctima trató de abandonar el domicilio el pasado día 15, no pudiendo hacerlo debido a la oposición de los ahora detenidos, que le manifestaron que hasta que no saldase la deuda no podía marcharse. Desde ese mismo momento empezó a ser controlado, tanto en el trabajo como cuando le permitían hablar con su familia desde sus teléfonos.

La víctima consiguió hablar con un amigo suyo y a partir de ese momento comenzó una negociación con el objeto de saldar la deuda y conseguir que su amigo abandonase el domicilio, concertando una cita en una gasolinera de Sagunt.

Los ahora detenidos son los presuntos autores de los delitos de detención ilegal, trata de seres humanos y contra el derecho de los trabajadores.

Los detenidos, sin antecedentes policiales, han pasado a disposición judicial, que ha dictado prohibición de abandonar el territorio español.