Las Provincias

Mil menores acaban hospitalizados en un año por excesos con el alcohol

El policía local Gregorio Ortega, en primer plano, junto a otros compañeros condecorados en el Día de la Policía Local. :: damián torres
El policía local Gregorio Ortega, en primer plano, junto a otros compañeros condecorados en el Día de la Policía Local. :: damián torres
  • El jefe de la Policía Local alerta de que la droga aparece en nueve de cada diez accidentes de tráfico ocurridos por la noche en Valencia

El peligro derivado del consumo de alcohol fue puesto ayer de relieve en el Día de la Policía Local que se celebró en Valencia con el reconocimiento a más de un centenar de sus miembros. El jefe del cuerpo municipal, José Vicente Herrera, reveló que un millar de menores «acabaron ingresados por consumo excesivo de alcohol durante el último escolar».

Además, Herrera mostró su preocupación por la elevada presencia de esta droga en los siniestros de circulación que se producen durante la noche en nuestra ciudad. «Más del 90% de los accidentes de tráfico nocturnos acaban con algún positivo en alcoholemia», aseguró el mando de la Policía Local.

Herrera aportó estos dos datos como ejemplo de los «problemas de convivencia que sigue sufriendo Valencia» y que requieren la constante intervención y dedicación de la Policía Local. Vecinos enfrentados, fiestas, molestias por ruidos, cortes de calles, tráfico, botellón... «Somos el primer escalón de la intervención policial y nuestras herramientas son la prevención, la solidaridad, la proximidad y una conducta ética en todos los servicios», destacó el responsable policial.

La concejala de seguridad ciudadana, Anaïs Menguzzato, también se refirió a los problemas del alcohol. «Ante el botellón», dijo, «tenemos que ser transformadores. Los chavales no tienen que beber, beber y beber como forma de ocio. Además, está el derecho de los vecinos a descansar», remarcó.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, presidió el acto, al que también asistió el delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, y las falleras mayores, entre otras autoridades. «La Policía Local avanza hacia un modelo que vela por los derechos de los ciudadanos, una policía eficaz, que se anticipe, que medie y, por supuesto, que haga cumplir la ley, reglamentos y ordenanzas», expuso en su discurso.

Ribó celebró que «la inmensa mayoría de la gente está teniendo una percepción más cercana de la Policía Local» y apostó por su labor «más mediadora que coercitiva». Su deseo es que se valore «por su función colaborativa, por su presencia en los barrios, por su capacidad y rapidez de respuesta ante los problemas».

Además, el alcalde se refirió a las dificultades para dotar a los agentes de todos los medios deseables, como chalecos antibalas, uniformes o vehículos. Se hace, dijo, «en la medida de una disponibilidad económica escasa y una infrafinanciación estatal que afecta directamente a la administración local».

Durante el acto, se impusieron más de un centenar de medallas distintivas a policías locales por sus servicios o veteranía en el cuerpo. También hubo recuerdos a los fallecidos por enfermedad. Uno de los condecorados fue Juan Picazo López, de 60 años, oficial de primera de la empresa Fovasa y coordinador de infraestructuras en los actos oficiales del Ayuntamiento de Valencia. Lleva 20 años colaborando con la Policía Local y los bomberos en la colocación de vallas y otros servicios municipales. «Es una persona muy querida por su gran predisposición y entrega en el trabajo», afirmó el jefe de la Policía Local.