Las Provincias

Un guardia civil salva a un joven al hacerle un torniquete con un velo musulmán

Un guardia civil salva a un joven al hacerle un torniquete con un velo musulmán
  • El cabo pertenece al Grupo de Reserva y Seguridad de Valencia y auxilió a la víctima cuando realizaba un servicio cerca de la frontera de Ceuta

Un velo musulmán fue la prenda que utilizó un cabo de la Guardia Civil de Valencia para evitar que se desangrara un joven de origen marroquí en Ceuta. La rápida y eficaz actuación de Airán Miranda, que realizó un torniquete a la víctima con esta prenda, posibilitó el cese de una grave hemorragia después de que joven sufriera un profundo corte en la muñeca de forma accidental.

Los hechos ocurrieron el pasado 18 de octubre en la zona del Sardinero en Ceuta tras una discusión familiar. El chico dio un golpe en una vitrina de cristal y se hizo el corte en su brazo izquierdo. La sangre no dejaba de manar de su vena radial a pesar de que intentó taponarse la herida con la otra mano. La víctima y su madre salieron a la calle para pedir auxilio, y justo en ese momento, circulaba por la carretera un vehículo con un cabo y dos guardias civiles del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) de Valencia.

Los tres agentes auxiliaron de inmediato al joven. Mientras Airán tomaba la iniciativa para oprimir el brazo, los guardias Spínola y Moret llamaban al 112, regulaban el tráfico y trataban de tranquilizar al chico y su madre. Todos estaban muy nerviosos. "Primero intenté practicarle el torniquete con una funda pero se rompió, y entonces lo hice con el velo musulmán de la madre del herido", explica el cabo.

Una médico forense que pasaba por el lugar y varias patrullas de la Policía Local se unieron al improvisado salvamento. Tras comprobar que el torniquete había cortado la hemorragia, los agentes esperaron la llegada del SAMU, cuyo médico felicitó a los guardias civiles por el rápido y eficaz auxilio. Días después, Airán visitó a la víctima en el hospital y ambos jóvenes empatizaron. "Jamás olvidaré su mirada de agradecimiento", afirma el cabo de la Guardia Civil. "Como dice nuestra cartilla, el guardia civil no hace más que cumplir con su deber, y si algo le es permitido esperar de aquellos a quienes hubiese favorecido es sólo un recuerdo de gratitud", añade Airán.