Las Provincias

Detenidos en Castalla un padre y sus dos hijos por el robo de hasta 136 cabezas de ganado

  • Los autores visitaban en los días previos de los hechos delictivos las explotaciones con el pretexto de interesarse por la compra de animales

La Guardia Civil del puesto de Ibi (Alicante) ha detenido en Castalla a un padre y a sus dos hijos como presuntos responsables del robo de hasta 136 cabezas de ganado, sustraídas en explotaciones ganaderas de toda la provincia, y con un valor de unos 7.000 euros.

Según la Comandancia provincial, con su detención se han esclarecido diversos robos en explotaciones ganaderas que se habían cometido durante este año. Los tres investigados son un padre y sus dos hijos, todos españoles y de 21, 28 y 52 años.

El Equipo ROCA de la Compañía de Ibi (equipo creado para vigilar los robos en explotaciones agrícolas y ganaderas de la provincia) ha esclarecido una serie de robos, el primero de los cuales fue ejecutado en Mutxamel. En esa localidad se produjeron diversos robos los días 27 de marzo, 12 de agosto y 28 de agosto.

El 3 de julio de 2016, en este caso en la localidad de Millena, se forzó la puerta de una instalación ganadera y se sustrajeron 36 corderos.

Pasados varios días, en la madrugada del 17 de julio, esta vez en Castalla, se produjeron otros dos delitos de hurto en explotación ganadera, donde se llevaron 12 corderos y 16 cabritos.

A raíz de estos robos de Millena y Castalla, se detectó que el modus operandi consistía en que los autores visitaban en los días previos de los hechos delictivos las explotaciones ganaderas con el pretexto de interesarse por la compra de animales. Así, obtenían la información necesaria para, posteriormente, proceder a la sustracción de los mismos.

Tras una minuciosa y detallada investigación, conocida como Operación Milleneta, se dio con una familia residente en Castalla, que se dedicaba a la cría de ganado ovino y cuyos miembros contaban ya con antecedentes por hechos similares.

Los agentes realizaron una inspección en la propia explotación y fotografiaron algunos de los ejemplares que allí se encontraron, los cuales presentaban características idénticas a los denunciados como sustraídos en la provincia. Con esas fotografías los ganaderos perjudicados identificaron a varios animales "sin ningún lugar a dudas".

Además, se realizaron otras gestiones diversas de averiguación, que finalizaron por situar de forma fehaciente a los tres familiares ahora investigados en los diferentes lugares de los robos.

Desde el comienzo de la operación, el pasado mes de julio de 2016, la cantidad total de cabezas de ganado sustraídas asciende a 136, entre cabritos y corderos, valoradas en unos 7.000 euros, aproximadamente. Por todo ello, a estas tres personas se les imputa un delito de robo con fuerza y dos delitos de hurto, todos en explotación ganadera.

Los tres familiares, que durante el transcurso de dicha investigación del Equipo ROCA de Ibi por los robos de Castalla y Millena fueron también detenidos por agentes de la Guardia Civil de San Vicente del Raspeig por la comisión de los tres robos producidos en Mutxamel, pasaron a disposición judicial y quedaron en libertad con cargos.