Las Provincias

Denuncian a los dueños de 4 perros que aparecieron ahogados en una parcela

  • Según la investigación, los animales no pudieron caer accidentalmente en la balsa

Agentes de la Patrulla de Protección del Medio Ambiente y Bienestar Animal de la Policía Local de Castellón, UPROMA, han denunciado a los dueños de cuatro perros, cuyos cadáveres aparecieron en avanzado estado de descomposición en una balsa de una parcela abandonada, como causantes de sus muertes.

Según han informado fuentes policiales en un comunicado, los agentes han instruido diligencias contra tres personas imputadas por un presunto delito de abandono animal y las han trasladado al Juzgado de Instrucción.

Los hechos se remontan al 3 de marzo de 2016 cuando una vecina que paseaba por la zona del grupo El Carmen escuchó los gemidos y lamentos de un perro dentro de una parcela abandonada.

La mujer, al observar que los ruidos provenían del interior de una balsa, llamó a la Sala Municipal de Seguridad y Emergencias 092 para alertar a la Policía Local de que dentro de una piscina abandonada se estaba ahogando un perro.

Una patrulla acudió al lugar y observó que, efectivamente, dentro de la balsa había un perro que se encontraba dentro del agua y que estaba a punto de ahogarse.

La empresa de recogida de animales se personó en el lugar de los hechos y logró sacar con vida al animal.

Durante el rescate se encontraron dentro de la balsa varios cadáveres de otros perros en avanzado estado de descomposición.

Los agentes avisaron entonces a un retén de los bomberos municipales, quienes drenaron la piscina y localizaron dentro de la balsa los restos de cuatro cánidos.

Los policías solicitaron entonces la presencia de los agentes de la Unidad de Protección de la Naturaleza, UPROMA, quienes iniciaron una investigación sobre los propietarios de los perros y el motivo de encontrarse muertos en la balsa.

Después de realizar numerosas gestiones y solicitar varios informes periciales a dos veterinarios, los agentes han conseguido localizar a los dueños de los cuatro perros muertos, tres personas a las que han imputado un presunto delito de abandono animal contemplado en el artículo 337 bis del Código Penal.

Los veterinarios pudieron establecer por el estado de los cuerpos de los animales la fecha aproximada de la muerte y determinaron que los perros fallecieron como consecuencia de la acción humana, ya que "sin ningún género de dudas" los animales no pudieron caer accidentalmente en la balsa.

Los agentes de la Unidad UPROMA, dada las circunstancias del caso, han solicitado al juzgado que a las tres personas imputadas, J.R.J.E, de 21 años de edad, R.E.H. de 47 años de edad, y M.A. de 36 años de edad, se les inhabilite para la tenencia de animales.