Las Provincias

Agrede a un policía que iba con sus hijos pequeños tras reconocerlo en la calle

  • El delincuente propinó un puñetazo en la cara al agente y le rompió la camiseta delante de su familia y luego salió corriendo

Un delincuente del barrio de Orriols propinó un puñetazo a un policía nacional tras reconocerlo en la calle y luego huyó con la ayuda de un compinche. La agresión tuvo lugar cuando el agente se encontraba fuera de servicio y en presencia de sus tres hijos pequeños, su mujer y otro familiar de avanzada edad.

Los hechos ocurrieron la semana pasada en una calle de Valencia. La familia se topó con los dos individuos, ambos con antecedentes policiales, y uno de ellos empezó a increpar al policía y se encaró con él tras decirle que no llevaba el uniforme en un tono despectivo. El agente llevaba a uno de sus hijos cogido de la mano, por lo que apenas pudo defenderse cuando el delincuente se abalanzó sobre él y le propinó un golpe con el puño cerrado en la cara. También le rompió la camiseta. Sucedió muy rápido. La agresión duró unos segundos.

El policía trató de apresar al autor del puñetazo, pero el individuo que le acompañaba se puso en medio para impedir la detención. Luego salieron corriendo y lograron escapar. El agente agredido, que está adscrito a la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana, realiza servicios para prevenir la delincuencia en Orriols y otros barrios de Valencia.

La víctima no tardó en identificar a los dos delincuentes, aunque ayer no habían sido detenidos todavía. Como saben que la policía los busca, los dos jóvenes, uno de ellos de 22 años de edad, llevan varios días sin frecuentar el parque donde se reúnen otros miembros de su pandilla.

Delito de atentado

El autor del puñetazo cometió un delito de atentado a un agente de la autoridad. La pena a la que se enfrentará este individuo, cuando sea arrestado y procesado, oscila entre uno y cuatro años de prisión, según el Código Penal.

En el barrio de Orriols, la Policía Nacional y Policía Local realizan intervenciones casi a diario por asuntos relacionados con la seguridad ciudadana. En varias actuaciones de los agentes, algunos individuos lanzaron desde las ventanas naranjas, pinzas y otros objetos que impactaron contra los coches patrulla, como sucedió en la calle Duque de Mandas cuando la policía realizaba un servicio humanitario. La vigilancia policial ha aumentado en los últimos días en el barrio para frenar la delincuencia.