Las Provincias

Detienen a una mujer por irse al bar y dejar a su hija de cuatro años en el coche

  • La vecina de Alberic insultó a los policías locales que la arrestaron después de que varios ciudadanos dieran la voz de alarma

La petición de socorro y los gritos de una niña de entre cuatro y cinco años desde el interior de un vehículo generaron las alarmas de los vecinos de una calle de Alberic en la noche del pasado martes. Su madre, que la había dejado allí sola, se encontraba en un bar cercano en evidente estado de embriaguez según explicaron fuentes de la Policía Local. Los agentes la detuvieron acusada de abandono de familia y desobediencia y resistencia grave a la autoridad por el modo en que trató a los miembros de la Policía Local cuando la localizaron.

Eran las once de la noche y la menor estaba dentro de un coche que se encontraba cerrado, aunque tenía una ventana abierta. Los vecinos de las inmediaciones de la avenida de la Muntanyeta, lugar en que estaba estacionado el vehículo, alertaron a la Policía Local de la situación en la que estaba la menor. Y es que fueron varios los ciudadanos que llamaron a la Policía explicando que había una niña dentro de un coche que no paraba de gritar. Además, se trataba de una zona no excesivamente céntrica de la localidad, en la carretera que une la población y la Muntanyeta, el paraje más representativo del municipio.

Los dos agentes llegaron rápidamente a la zona, sacaron a la niña del vehículo y la tranquilizaron. En el parte que redactaron tras el suceso señalaron que la niña hubiera podido sufrir un atropello en el caso de querer salir del coche por su propio pie en busca de algún familiar, ya que se trata de una zona en el que los vehículos pueden adquirir grandes velocidades. Asimismo, existía un mayor riesgo al haber menor visibilidad al ser una noche cerrada. Esta situación todavía agrava más el hecho de que la menor se encontrara sola en el vehículo en plena noche.

De este modo, los agentes comenzaron la búsqueda de la madre por la zona. Casi veinte minutos después, los efectivos policiales de Alberic localizaron a la madre en un bar y con evidentes signos de embriaguez, según relataron fuentes municipales mediante un comunicado.

A pesar de las intenciones de la mujer por abandonar la zona incluso al volante de su vehículo, los agentes, siempre según su versión, le informaron que si pretendía coger el coche debía someterse a las pruebas de alcoholemia, recibiendo, según la Policía Local, continuas respuestas groseras y ofensivas. Este hecho provocó que también se le acusara de resistencia grave a la autoridad.

Por todo ello, y después de separar unos metros a la menor, «para que no presenciase una situación desagradable, se procedió a la detención de la mujer, acusada de abandono familiar de una menor de edad y de desobediencia a la autoridad, a la que insultó de forma reiterada y ante la que se negó a identificarse». Sólo una vez detenida y trasladada a las dependencias policiales se consiguió identificarla verbalmente.

La menor fue puesta al cuidado de un familiar mientras está previsto que la madre pase a disposición judicial en las dependencias de Sueca que será el encargado de juzgar este caso.