Las Provincias

Un incendio deja a una familia sin hogar y obliga a desalojar diez viviendas en Valencia

Una mujer asomada a un balcón del primer piso de la casa donde se declaró el incendio. :: manuel molines
Una mujer asomada a un balcón del primer piso de la casa donde se declaró el incendio. :: manuel molines
  • Los servicios sociales asisten a una pareja y a sus cuatro hijos menores tras arder el piso que ocupaban ilegalmente en el barrio de Nazaret

valencia. Las llamas declaradas ayer en una humilde vivienda del barrio de Nazaret desataron momentos de tensión en el edificio y dejaron sin techo a una familia de seis miembros. Según los vecinos, una avería eléctrica pudo ser la causa de un siniestro que obligó a desalojar diez viviendas y a confinar en balcones a algunos de los residentes.

Las llamas se declararon poco antes de las ocho de la mañana, en el primer piso del número 5 de la calle San Francisco de Paula. La asociación de vecinos del barrio la define como una finca «muy humilde, deteriorada y con visibles deficiencias» y fuentes policiales indicaron que la casa estaba ocupada.

Las llamas se centraron en una habitación, pero el humo y el calor fueron muy intensos hasta dejar el inmueble «en siniestro total y completamente inhabitable», como evaluaron los bomberos posteriormente. La familia que habita en el inmueble, una pareja y sus cuatro hijos menores de edad, lograron abandonar la casa antes de quedar atrapados por el fuego. Mientras, densas columnas de humo se abrían paso por las ventanas y el balcón.

Según los bomberos, no se produjeron víctimas, pero sí fue necesario el desalojo de diez familias repartidas en las cinco plantas de la finca. Algunos residentes pudieron salir a tiempo, pero otros quedaron confinados en los balcones ante el riesgo de inhalar humo en la escalera si decidían salir al exterior. Bomberos del Parque Norte y el Parque Sur intervinieron en el siniestro con ocho vehículos, además de policías locales y nacionales.

Un equipo de urgencia de servicios sociales del Ayuntamiento y la Generalitat se entrevistaron con la familia afectada para proporcionarles un hogar provisional mientras se busca una solución a su situación. Al parecer, no tenían alternativa para ser acogidos por otros familiares.

Según Julio Moltó, portavoz de la Asociación de Vecinos de Nazaret, en la finca del siniestro «vive gente en condiciones muy precarias, en situación muy vulnerable y bajo seguimiento de los servicios sociales». Además, estima que el edificio «tiene más de medio siglo y debería ser sometido a alguna revisión de su estructura», al igual que otras casas próximas de la zona. Moltó urgió al Ayuntamiento a poner en marcha el plan integral previsto para lograr un mayor desarrollo y calidad de vida en Nazaret: «Las inversiones deben llegar cuanto antes».