Las Provincias

El acusado de atropellar y matar al exalcalde de Ribesalbes dice que se distrajo con ardillas

  • El asesino se contradice en el jucio y vuelve a confesar que lo mató porque le miraba mal

El hombre acusado de asesinar en 2015 a Antonio Valls, exalcalde de Ribesalbes (Castellón), ha declarado este lunes que tenía una paranoia, que estaba medicado y que el día de los hechos atropelló a la víctima porque se distrajo tras fijarse en cómo jugaban dos ardillas, por lo que no prestó atención a la calzada, aunque ha dicho que no salió con la intención de atropellarle.

El acusado ha realizado estas declaraciones en el juicio con jurado que ha comenzado en la Audiencia Provincial de Castellón, donde, no obstante, a una pregunta de una de las partes sobre si mató a la víctima porque le miraba mal ha respondido afirmativamente.

El procesado ha señalado que conocía a la víctima de vista y que no tenía ningún problema con ella, aunque ha reconocido que el exalcalde últimamente no le hablaba y le miraba "mal" porque tiempo antes había matado a sus propios perros porque le había dado una "paranoia".

Así mismo, ha afirmado que atropelló al hombre por la espalda y que intentó socorrerle con masajes para reanimarle, y ha asegurado no recordar que él mismo llamara a la Guardia Civil ni que reconociera que lo había matado intencionadamente.

También ha declarado un ciclista que pasó por el lugar del suceso, el cual ha subrayado que observó al acusado arrodillado junto a la víctima cogiéndola de la cabeza, y le dio la "sensación" de que la estaba golpeando contra el suelo. "Me generó una especie de ansiedad pensar que lo que había visto era lo que creía", ha añadido el testigo, quien ha apuntado que le creó "miedo y extrañeza" la situación.

«No era normal»

Otra conductora que paró su vehículo tras ver el accidente ha manifestado que la actitud del acusado "era como de no saber qué hacer", y ha indicado que le llamaron la atención dos piedras llenas de sangre que estaban al lado del herido. "Percibí que algo había que no era normal por las piedras y por la actitud del conductor, pues no veía en él angustia, ya que yo hubiera estado mucho más desesperada", ha añadido.

Por otra parte, uno de los agentes de la Guardia Civil que tomó declaración al acusado ha relatado que éste había reconocido que había atropellado al exalcalde intencionadamente, es decir, que lo había estado esperando con el vehículo estacionado y que, cuando pasó por su lado, arrancó y lo atropelló.

El fiscal, que califica los hechos de un delito de asesinato, solicita en su calificación provisional 20 años de prisión para el acusado y pide que indemnice a la viuda de la víctima con 86.000 euros y cada uno de los hijos con 9.500 euros por daños morales.

Por su parte, la acusación particular pide 25 años de prisión, al considerar que concurren alevosía y ensañamiento, mientras que la defensa del procesado ha solicitado la libre absolución por considerar que los hechos no son constitutivos de delito porque no hay ánimo de matar y, en todo caso, ha pedido que se contemplen como atenuantes la enajenación mental y la confesión.

Hechos

Según el escrito de conclusiones provisionales del fiscal, los hechos sucedieron el 27 de agosto de 2015 cuando el acusado se dirigió con su vehículo a la carretera en Ribesalbes con el propósito de localizar en el lugar a la víctima, a la que conocía por ser ambos vecinos de dicha localidad, y causarle la muerte.

Así, el acusado se percató de la presencia del exalcalde, el cual caminaba por la carretera CV-189, situó el automóvil detrás de él y aceleró la marcha. Posteriormente, golpeó con el vehículo al peatón, lo que hizo que éste saliera proyectado de espaldas sobre el capó del coche, fuera golpeado en la cabeza por la luna parabrisas frontal y cayera al suelo, donde fue arrollado por el paragolpes delantero y el plano inferior del vehículo.

El procesado detuvo el coche metros más allá del atropello, se apeó y se acercó a la víctima, que agonizaba tirada en el suelo. Entonces, según el fiscal, el acusado cogió dos piedras y golpeó al peatón varias veces con ellas.

La víctima fue trasladada al Hospital La Fe de Valencia, donde falleció ese mismo día a consecuencia de las heridas provocadas por el atropello, en particular de un neumotórax traumático.