Las Provincias

Las subvenciones para los padres desaparecen y sólo habrá fondos para reponer ejemplares

El programa Xarxallibres consta de dos partes diferenciadas que a veces han generado confusión entre las familias. Por ejemplo, las hay que piensan que para este curso volverán a darse los doscientos euros para financiar la compra de ejemplares en aquellos casos en que se han adquirido libros nuevos, pero no es así. Las cuantías se limitaron a los manuales del curso pasado. La idea era que la ayuda sirviera para incentivar que los padres los entregaran a los centros una vez terminado el curso pasado para nutrir de fondos a los bancos de libros, que conforman la segunda pata del programa. Mediante este servicio, obligatorio en los públicos y voluntario para los concertados, debía garantizarse la gratuidad total de los manuales de este curso, una promesa que no ha llegado a cumplirse en base a las denuncias de las federaciones de Ampas y del Síndic de Greuges.

El único dinero público que se inyectará al programa será el relacionado con la reposición de los ejemplares, y en realidad, llegará a los centros participantes, que serán los encargados de comprar en función de sus necesidades. Para este ejercicio se han presupuestado 28,9 millones para estos menesteres. Para el siguiente habrá que contemplar una reserva de crédito con la misma finalidad ya que los manuales se deterioran con el uso y los de 1º y 2º de Primaria no se pueden reutilizar y deben adquirirse todos los años.