Las Provincias

El Supremo rebaja la pena a un joven que abusó sexualmente de una amiga en Petrer

  • El alto tribunal ha determinado que no hay pruebas de que el acusado introdujera los dedos en la vagina de la víctima

El Tribunal Supremo (TS) ha rebajado de cuatro a un año la pena de cárcel impuesta a un joven que abusó sexualmente de una amiga, una antigua compañera de colegio con la que se había reencontrado en una discoteca de Petrer (Alicante), según consta en la sentencia a la que ha tenido acceso Efe.

El alto tribunal ha determinado que no hay pruebas de que el acusado introdujera los dedos en la vagina de la víctima, acción que motivó que la sección segunda de la Audiencia de Alicante le aplicara una modalidad agravada del delito al dictar la resolución judicial en septiembre de 2015.

Los hechos ocurrieron sobre las 7.00 horas del 13 de junio de 2013, cuando el chico recogió en su domicilio a su antigua compañera de colegio, con la que unas horas antes había intercambiado los teléfonos en una discoteca, y la llevó en coche hasta una pinada de Petrer.

Allí intentó besarla en la boca, pero ella le apartó la cara y le dijo que solo quería conversar.

En un momento dado, el acusado se puso a horcajadas sobre la chica, que estaba en el asiento del copiloto y le realizó varios tocamientos de índole sexual.

La víctima se defendió y le arañó en la cara, al tiempo que le quemaba levemente con un mechero, actitud que hizo desistir al agresor, quien llevó de vuelta a la chica en el vehículo a su domicilio.

Además del testimonio de la víctima, la Audiencia Provincial utilizó como prueba la conversación 'WahtsApp' que ambos mantuvieron y en la que él se disculpaba por lo ocurrido esa misma mañana.

En uno de estos mensajes, el procesado admitía que había tocado a la joven sus genitales, aunque el Supremo considera que en el relato de hechos probados de la sentencia recurrida "no consta debidamente recogido ni especificado" que introdujera los dedos en la vagina.

La nueva sentencia de la sala de lo Penal del alto tribunal, fechada hace unas semanas, descarta asimismo que el reo cometiera una agresión sexual, como sostiene la propia víctima.

Por otro lado, fija una pena mínima para él, de un año de cárcel, en atención a su edad, su falta de antecedentes penales y la inexistencia de datos de otra índole que "hagan prever un mal pronóstico en lo que atañe a su rehabilitación y reinserción social".