Las Provincias

Detenidos los padres del bebé muerto encontrado en un contenedor por un indigente

Dos guardias civiles junto al coche que trasladó a los detenidos por el crimen. :: lp
Dos guardias civiles junto al coche que trasladó a los detenidos por el crimen. :: lp
  • La Guardia Civil acusa a los progenitores de arrojar al niño a la basura envuelto en una manta pocas horas después de su nacimiento

alicante. La Guardia Civil detuvo ayer a una pareja acusada de arrojar a un contenedor a su bebé recién nacido en Pilar de la Horadada. Junto a los padres, de origen rumano, fueron arrestadas otras dos personas de la misma nacionalidad por su presunta participación en los hechos.

La investigación partió la noche anterior, cuando un indigente que buscaba entre la basura encontró el cadáver del neonato. Los restos mortales del bebé fueron llevado al Instituto de Medicina Legal de Alicante para practicarle la autopsia y aclarar si la criatura estaba viva cuando fue tirada al contenedor o pudo nacer ya sin vida.

Los agentes registraron el domicilio familiar, ubicado en el número 12 de la calle Miguel de Cervantes de Pilar de la Horadada. Allí acudió también el padre del bebé. La Policía Judicial de la Guardia Civil del destacamento de Guardamar del Segura, que se han hecho cargo de las pesquisas, arrestaron sobre las doce del mediodía a esta mujer de nacionalidad rumana. No había despertado sospechas en el vecindario, donde la mayoría de personas ni se había percatado de que estaba embarazada.

El bebé fue arrojado a un contenedor que se encuentra a solo unos cuantos metros de la vivienda de la pareja detenida. Dos agentes de paisano asumieron la custodia de la madre. Tras un breve interrogatorio, la trasladaron al hospital para comprobar su estado de salud. La detenida y su pareja tienen además dos niñas de ocho y seis años.

El cuerpo sin vida del menor lo encontró un indigente marroquí el martes por la noche cuando rebuscaba entre las bolsas de basura. Los vecinos llamaron a la Policía Local, que reclamó la presencia de una dotación de Soporte Vital Básico. El equipo sanitario no pudo hacer otra cosa que confirmar la muerte del recién nacido, que calculan que habría fallecido unas dos horas antes, sobre las nueve de la noche.

El cuerpo sin vida se encontraba en una bolsa grande de basura envuelto en mantas y empapado de sangre. La Guardia Civil de Torre de la Horadada llamó a la autoridad judicial, que hasta las tres de la mañana de ayer no levantó el cadáver. Uno de los primeros testigos del hallazgo fue el portavoz del PP en Pilar de la Horadada, José Fidel Ros, ya que la sede del partido está frente al citado contenedor. «Vimos que se trataba de un bebé y no quisimos tocar nada, enseguida llamamos a la Policía Local», relató.

Nadie en la calle Cervantes ni alrededores sospechaba que el bebé pudiera haber sido abandonado por una vecina de la misma vía. Los residentes más cercanos en ningún momento escucharon alaridos propios de un parto. Incluso la mayoría desconocía que la vecina detenida, que ronda la treintena, se encontraba encinta, a pesar de que el neonato pesó alrededor de tres kilos.

Una vecina de la localidad aseguró estar convencida de que la detenida había dado a luz porque su apariencia había cambiado. «Se trata de una familia que mantiene muchas peleas en su casa. Siempre tienen la música muy alta y hasta han amenazado a gente del barrio», expuso la mujer. Estima que llevaban menos de un año residiendo en la vivienda.