Las Provincias

Confiscan el mayor alijo de tabaco en España con un valor de 16 millones de euros

Confiscan el mayor alijo  de tabaco en España con un valor de 16 millones de euros
  • La operación de la Agencia Tributaria y de la Guardia Civil se ha saldado también con la detención de 13 personas por diferentes delitos

Un total de 100 toneladas de labores de tabaco, hoja y picadura, valoradas en 16 millones de euros, fueron incautadas en Ribarroja, Bétera y Badajoz, en la mayor aprehensión realizada hasta la fecha en España tras una investigación conjunta de la Guardia Civil y la Agencia Tributaria.

En la denominada operación 'Robust' han sido detenidas 13 personas, de nacionalidad española y polaca, por los presuntos delitos de pertenencia a organización criminal, contrabando y contra la Hacienda Pública, ya que la trama ha defraudado más de dos millones de euros por impuestos especiales.

Con esta operación se ha logrado desmantelar tres puntos dedicados a la transformación y elaboración clandestina de tabaco para su venta a través de internet y, según el delegado del Gobierno en la Comunitat, Juan Carlos Moragues, se ha logrado evitar que se pongan en circulación más de 100 toneladas de tabaco que no presentaban los controles sanitarios requeridos. Durante la operación se han practicado cinco registros en domicilios y naves industriales de Valencia y Badajoz, donde fueron intervenidas 1.866 máquinas para la manufacturación del tabaco y productos químicos para mejorar el sabor y el olor del tabaco que utilizaban sin ningún control sanitario.

El delegado especial de la Agencia Tributaria, Manuel Cabrera, explicó que el impuesto de cada kilo de tabaco es de 22 euros, lo que significa más de dos millones de cuota defraudada, más el coste del valor añadido y la tributación de toda la red que quedaba fuera del circuito. «Se trataba de una trama de defraudación tributaria importante», subrayó. La investigación que ha permitido desmantelar la infraestructura de labores de tabaco se inició el pasado mes de enero, cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de una web donde se ofertaban diferentes variedades de tabaco y productos relacionados con su consumo.

Se comprobó que estas sustancias eran labores de tabaco, una actividad que está sujeta a impuestos especiales, y que la empresa en cuestión simulaba dedicarse a una actividad legal (la venta de hoja de tabaco) pero, en realidad, realizaba su transformación para vender el producto resultante al por menor a través de internet. Las labores de tabaco procedían de Polonia, países del Este, Cuba o África, y tras utilizar la maquinaria para proceder a su empaquetado y envasado era distribuida a través de la página web como comercio minorista por internet.

Con esta operativa conseguían evadir los controles de las autoridades competentes sanitarias, debido a que su presunta actividad comercial solo consistía en la distribución del producto y no en su elaboración.