Las Provincias

Ocho detenidos por falsificar más de 87 tarjetas y estafar 157.000 euros en Valencia

  • Los arrestados hicieron 1.300 operaciones en comercios de la ciudad

Agentes de la Policía Nacional han detenido a ocho personas, una mujer y siete hombres de entre 36 y 44 años acusados de falsificar tarjetas de crédito/débito que posteriormente usaban en comercios de Valencia. Los objetos adquiridos eran revendidos en el mercado "negro" o exportados a Nigeria y el valor de lo defraudado puede ascender a los 157.000 euros , según han informado fuentes de la Jefatura en un comunicado.

Los agentes realizaron cuatro registros domiciliarios en Valencia donde intervinieron unos 4.500 euros, dos lectores-grabadores, 21 tarjetas con banda magnética falsa, siete ordenadores portátiles, diversos aparatos electrónicos, 23 teléfonos móviles y 10 maletas repletas de ropa, calzado y bolsos con su correspondiente etiqueta.

Las investigaciones se iniciaron en abril tras la detención de un hombre en un establecimiento comercial de Valencia que se encontraba realizando compras con tarjetas de crédito y débito que posteriormente comprobaron que eran falsificadas.

Durante las investigaciones, los agentes averiguaron que estas compras con tarjetas falsas se llevaban produciendo desde los últimos meses en establecimientos comerciales de Valencia y que había un total de 87 tarjetas de entidades bancarias de EEUU y Argentina falsificadas, con las que habían realizado 1.291 operaciones.

En el transcurso de las investigaciones, los policías comprobaron que se trataba de un grupo que actuaba de forma coordinada: adquirían la información de las bandas magnéticas de las tarjetas en páginas webs o foros internacionales y seguidamente la volcaban en otra tarjeta que actuaba como soporte, dándole la apariencia real y ésta era la utilizada para realizar las compras. Para realizar todo este proceso contaban con un lector/grabador de tarjetas y un software específico.

Los productos que adquirían con estas tarjetas falsas eran revendidos en el mercado "negro" o exportados a Nigeria que enviaban regularmente a su país con otras pertenencias dentro de contenedores.

Un integrante del grupo que se encontraba en España tenía una orden de prohibición de entrada en nuestro país, pero había conseguido llegar a Italia con otra identidad.

Como consecuencia de las investigaciones, los agentes detuvieron al resto de miembros del grupo y realizaron cuatro registros domiciliarios en Valencia donde intervinieron lo arriba citado. El importe del dinero defraudado alcanzaría los 157.000 euros y el fraude consumado sería de unos 69.691 euros.

Los detenidos, seis con antecedentes policiales por hechos similares, tres han pasado a disposición judicial, que decretó su ingreso en prisión y el resto tras ser oídos en declaración fueron puestos en libertad, no sin antes ser advertidos de la obligación de comparecer ante la Autoridad Judicial cuando para ello fuesen requeridos.