Las Provincias

Investigan el hallazgo de veneno en la reserva del bisonte decapitado

'Sauron', el gran bisonte de Valdeserrillas, antes de ser decapitado tras el ataque con veneno a su manada. :: reserva de valdeserrillas
'Sauron', el gran bisonte de Valdeserrillas, antes de ser decapitado tras el ataque con veneno a su manada. :: reserva de valdeserrillas
  • El director de las instalaciones cree que los autores emplearon un hacha y un experto vincula el ataque con el coleccionismo ilegal

La Guardia Civil ha localizado una bola con veneno que podría ser la causa de la enfermedad que sufren los bisontes europeos de la Reserva de Valdeserrillas de Benagéber. Uno de los ejemplares, 'Sauron', el más grande de la manada, apareció decapitado el viernes en las instalaciones. El director sospecha que los autores del ataque emplearon un hacha y un experto vincula los hechos con el «coleccionismo ilegal» de cabezas.

El delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, confirmó ayer el hallazgo de una bola que podría llevar veneno y aparece como la causa más probable de la intoxicación de los alimentos que ingirieron los nueve bisontes. Posteriormente 'Sauron' apareció sin cabeza, cinco de los animales se pusieron enfermos y tres seguían desaparecidos al cierre de esta edición. Esa bola, de goma espuma y ajena a los objetos de la reserva, estaba en un recinto en el que cohabitan las búfalas y uno de los bisontes.

Especialistas del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil están inspeccionando las fincas colindantes y recabando el testimonio de agricultores en busca de pistas que ayuden a localizar a los furtivos. Al mismo tiempo, las muestras del posible veneno van a ser enviadas a Madrid para analizarlas.

Mientras, los cinco ejemplares que han sobrevivido al ataque experimentaron ayer una pequeña mejoría después de pasar varios días muy débiles, sin ganas de probar alimentos y con diarrea. Durante la jornada de ayer se desplazaron a la reserva agentes de la Policía de la Generalitat y un veterinario autonómico para practicar una necropsia al animal decapitado.

En declaraciones a LAS PROVINCIAS, el director de la reserva, Carlos Álamo, describió el corte en el cuello del animal como «limpio». «Posiblemente causado con un hacha por alguien con cierta experiencia en la caza o despiece de animales. Sabía bien lo que hacía», concluyó el responsable con voz abatida. Hoy tenía previsto «recorrer a pie la reserva» en busca de los tres animales perdidos, batidas a las que el fin de semana se sumará un grupo de voluntarios.

¿Quién está detrás de la salvajada? Jorge Cassinello, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) se refirió a los posibles autores como «desalmados con afán coleccionista» y «gran desconocimiento de los valores de este animal». Estima que los responsables del delito medioambiental «no podrán vender la cabeza decapitada del macho alfa porque no es una especie cinegética y, además, es un caso bajo investigación». El bisonte europeo estuvo a punto de extinguirse. Ya no queda ninguno en libertad. Gracias a programas de reproducción se conservan 2.000 y es una especie muy protegida.