Las Provincias

Un pirómano atemoriza a los vecinos de Pinedo y amenaza con quemarlos vivos

Una calle con tráfico en la pedanía valenciana de Pinedo. :: juanjo monzó
Una calle con tráfico en la pedanía valenciana de Pinedo. :: juanjo monzó
  • El hombre quemó la casa de su abuelo, establecimientos y una alquería y fue detenido tras una investigación de la Guardia Civil

La pedanía de Pinedo, rodeada de huerta y mar, es una de las más apacibles con escaso tráfico, vecinos que confraternizan y se conocen de toda la vida, pero desde hace unos meses, cuando el sol se esconde, el miedo se apodera de los hogares y las calles. Un pirómano tiene atemorizados a los vecinos tras amenazarlos, prácticamente a diario, con quemarlos vivos o matarlos con una catana.

La Guardia Civil detuvo a este individuo como presunto autor del incendio que destruyó una alquería el pasado miércoles en el camino del Racó. Varios testigos sitúan al pirómano en las inmediaciones de este fuego intencionado. El detenido tiene numerosos antecedentes policiales por daños, incendios, robos con violencia, lesiones y malos tratos, entre otros delitos.

Cuando los vecinos se cruzan con él en la calle se cambian de acera. «Es una persona muy violenta y no le puedes decir nada, porque enseguida te dice que te va a quemar vivo», afirma un comerciante de Pinedo, cuya identidad omitimos porque teme posibles represalias del pirómano.

Tendencia patológica

El individuo ha incendiado en los últimos años, presuntamente, la casa de su abuelo, vehículos, establecimientos y una alquería, según las investigaciones de la Guardia Civil. También ha amenazado de muerte a varios vecinos y a un conductor de la Empresa Municipal de Transportes (EMT).

Según informaron fuentes jurídicas, esta persona podría padecer piromanía, una tendencia patológica a la provocación de incendios. Su comportamiento agresivo y los fuegos intencionados que le atribuyen los vecinos y la Guardia Civil perturban la tranquilidad casi a diario en Pinedo. Antes de que fuera detenido, el hombre vivía en una alquería abandonada con un enganche ilegal de luz. Además, el individuo conectaba un cable a la verja de su casa para que cualquier persona que tocara la puerta sufriera una descarga eléctrica.

La mayoría de los vecinos de Pinedo que han recibido amenazas en las últimas semanas no se atreven a denunciarlo por miedo a represalias. Esto impide que la Guardia Civil pueda detenerlo por los graves delitos que presuntamente comete.

El pasado viernes fue arrestado como presunto autor de un incendio que destruyó una alquería abandonada en la madrugada del miércoles. El pirómano ha cumplido varias condenas de prisión en el centro penitenciario de Picassent, según informaron las mismas fuentes jurídicas.

Por otra parte, la Audiencia de Valencia ya condenó a un hombre a 48 años de cárcel por incendiar cuatro pisos en una finca donde residía en Canals, el de tres vecinos y el suyo propio. Como consecuencia del fuego, que quemó una de las viviendas, uno de los vecinos de un piso superior sufrió un trastorno emocional por inhalación de humo y cuatro viviendas registraron desperfectos por un valor total de 67.469 euros. Los hechos ocurrieron entre julio y agosto de 2011.