Las Provincias

El grupo de investigación del Consell analiza más de 400 incendios forestales al año

  • El expediente de buena parte de los fuegos termina archivándose al originarse por causas naturales o no encontrar al responsable

valencia. El Grupo Operativo de Investigación de Incendios Forestales (GOIIF) de la Generalitat ha analizado desde enero de 2006 la causa de 4.320 incendios forestales registrados en la Comunitat, de media más de 400 al año. Sin embargo, buena parte de estas investigaciones termina archivándose, bien porque el origen de los fuegos ha sido una causa natural o porque ha sido imposible encontrar al autor de los hechos, en el caso de que el incendio haya sido provocado. Por ejemplo, y como avanzó LAS PROVINCIAS, el 90% de las diligencias de investigación iniciadas por la Fiscalía Provincial de Valencia sobre incendios forestales el pasado año terminaron archivándose. En concreto, de los 97 expedientes incoados el pasado año, 88 terminaron sin dar ningún tipo de fruto. Un año antes, de las 231 diligencias de investigación incoadas en 2014 por el Ministerio Fiscal, 160 se archivaron (alrededor del 70%).

Con los datos y pesquisas obtenidos por los agentes, el GOIIF elaboran un informe que se remite a la fiscalía. Sin embargo, sólo se suele abrir el caso a nivel judicial si la investigación incluye el nombre de algún presunto causante conocido. En el resto de las situaciones el expediente se suele archivar.

El GOIIF es la unidad más antigua de Europa dedicada específicamente a la investigación de causas de los incendios forestales y cuenta con 12 miembros, todos ellos agentes medioambientales, con grandes conocimientos del medio natural y formación en materia de legislación forestal y proceso administrativo y penal, así como con un curso homologado de investigación de causas de incendios forestales. Por este motivo, pueden actuar como peritos judiciales cuando son requeridos por juzgados o tribunales.

Cuando las causas de un incendio son naturales, por ejemplo un rayo, la determinación es más sencilla. Se suele recurrir a la información disponible sobre tormentas y descargas eléctricas, y a la que ofrecen los servicios de prevención.

En caso de incendios intencionados o negligentes, determinar los responsables es más complicado, ya que se requiere de datos muy sólidos que sirvan para identificar a la persona o personas causantes. En todo caso se buscan posibles indicios del origen como restos de hogueras, uso de maquinaria y, en caso de que sea intencionado, se ponen en marcha técnicas de investigación más exhaustivas, ya que los autores intentan ocultar su identidad.