Las Provincias

Margallo confirma la muerte de una española y tres heridos en el accidente de Bali

vídeo

Equipo médico asiste a uno de los heridos. / Sar (Efe) | Vídeo: Atlas

  • Uno de ellos, José Miguel P. M., marido de la fallecida, ha sido operado de una fractura craneoencefálica tras la explosión en un ferry que dejó dos muertos y 30 heridos

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación en funciones, José Manuel García Margallo, ha confirmado este viernes la muerte de una joven española de 29 años en el accidente de una embarcación este jueves cerca de Bali (Indonesia) y ha precisado que otros tres españoles están heridos.

En una entrevista en Antena 3, ha detallado además que el marido de la fallecida está siendo operado en Indonesia. El encargado de Asuntos Consulares de la Embajada española en Yakarta se ha desplazado hasta el lugar para atender a los heridos. Margallo no ha confirmado las identidades de la víctima ni de los heridos y ha recordado que en estos casos Exteriores tiene que actuar con prudencia y comunicarse siempre primero con las familias afectadas.

El responsable de Relaciones Públicas de la Policía de Bali, Agung Made Sudana, ya había avanzado que las víctimas eran de nacionalidad española y austriaca, según informa el diario local 'Republika', y que sus cuerpos están en el hospital Sanglah de Denpasar.

Fuentes del hospital habían avanzado que el marido de la fallecida, José Miguel P. M., de 31 años, fue anoche operado de una fractura craneoencefálica y los médicos están pendientes de la condición de uno de sus pulmones. Asimismo, fuentes hospitalarias han señalado que los españoles Roberto Domingo S. P. y Sara Isabel G. V., ambos de 31 años, se encuentran en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Bali Royal Hospital en Denpasar, la capital de la isla. "Roberto y Sara fueron operados anoche y en este momento se encuentran en la UCI. Sara está en buena condición y consciente, más estable que Roberto", señalaban.

El barco transportaba a 35 turistas entre las islas de Bali y Lombok, dos de los destinos turísticos más populares de Indonesia, cuando se produjo una explosión. La Policía local ha desmentido las informaciones que afirmaban que la explosión la había provocado una bomba, y apuntaron a que se debió a una a una bombona de gas cercana al motor.