Las Provincias

Un menor de 15 años sufre quemaduras y un golpe en el toro embolado de Vila-real

Un joven junto a un toro embolado en Vila-real. :: toni losas
Un joven junto a un toro embolado en Vila-real. :: toni losas
  • La junta de fiestas se enfrenta a una sanción por una falta grave porque el joven no podía participar en el festejo taurino debido a su edad

Un menor de 15 años de edad resultó herido por un golpe en la cabeza y sufrió quemaduras al ser embestido por un toro embolado el sábado por la noche en la localidad castellonense de Vila-real. El joven fue asistido por los servicios médicos contratados por la junta de fiestas, antes de que lo trasladaran en una ambulancia al Hospital de la Plana, y anoche continuaba ingresado aunque su estado era estable.

La víctima eludió los controles realizados por una veintena de voluntarios para evitar que accedieran al recinto menores, como el que resultó herido, o personas ebrias que no están en condiciones adecuadas. El Reglamento de Festejos Taurinos Tradicionales en la Comunitat Valenciana prohíbe participar en los bous al carrer a los menores que tienen 15 años o menos, por lo que la Generalitat abrirá una investigación para esclarecer los motivos por los que el joven se encontraba en el toro embolado. El chico acudió al festejo con su madre.

Los hechos se produjeron minutos antes de la medianoche, concretamente a las 23.55 horas del sábado, en la calle Sant Antoni de Vila-real. El menor, nacido en Argelia y vecino de esta localidad castellonense, sufrió un golpe en la cabeza y quemaduras en la mano derecha y la pierna, según informaron fuentes municipales. Varias personas auxiliaron de inmediato al adolescente y lo trasladaron a la enfermería instalada junto al recinto, donde fue atendido por un médico debido a las quemaduras y una herida que presentaba en la cabeza. También tenía diversas magulladuras. Posteriormente, el menor fue trasladado al hospital en una ambulancia. Su madre lo acompañó.

El concejal de Fiestas y Seguridad Ciudadana de Vila-real, Javier Serralvo, lamentó ayer el incidente en un comunicado y recordó que el dispositivo del 'bou per la vila' y del 'bou embolat' cuenta con un experto taurino, dos directores taurinos y un equipo de 19 voluntarios que «vigilan y controlan el acceso a la vila para evitar que menores o gente que no está en condiciones adecuadas puedan acceder al recinto».

Según Serralvo, el dispositivo de seguridad «habitualmente funciona, y de hecho es mucha la gente que no puede estar en el recinto, a la que se le exige salir para evitar estas situaciones». El edil añadió que desafortunadamente, en esta ocasión, los organizadores del festejo no impidieron la entrada del menor. «Confiamos en que el joven pueda recuperarse pronto», manifestó.

El pasado 6 de agosto, otros dos adolescentes resultaron heridos en los bous al carrer de Museros y Calp. Una chica de 14 años fue intervenida en La Fe por la cornada que recibió en una rodilla en Museros, y un joven de 15 años fue corneado en la axila al resbalar en Calp. La entrada de un menor en un recinto taurino se considera una falta grave y conlleva una sanción desde una multa de 601 a 30.000 euros hasta la suspensión de los bous al carrer por seis meses, pasando por la inhabilitación para organizar más festejos en el mismo plazo.