Las Provincias

La policía decomisa 535 kilos de cocaína tras una denuncia por correo electrónico

  • La operación se ha saldado con 17 detenidos y la aprehensión en el Puerto de Valencia de un alijo de droga valorado en 18 millones de euros

Una denuncia anónima por correo electrónico ha permitido a la Policía Nacional decomisar 535 kilos de cocaína, con un valor aproximado de 18 millones de euros, en un contenedor procedente de Perú que llegó al Puerto de Valencia. La operación policial, que se llevó a cabo en colaboración con la Agencia Tributaria, se saldó también con 17 detenidos que formaban parte de una red que proporcionaba a grupos de narcotraficantes la infraestructura necesaria para introducir cocaína en España.

Según informó ayer la Dirección General de la Policía, el alijo confiscado es la mayor aprehensión de droga que se realiza en nuestro país gracias a un correo -anónimo y confidencial (antidroga@policia.es)- habilitado para que la policía reciba informaciones relacionadas con el tráfico de sustancias estupefacientes. Desde enero de 2012, la Policía Nacional ha recibido más de 40.000 correos electrónicos que han posibilitado la detención de 850 personas vinculadas con el tráfico de drogas a pequeña y gran escala.

Las investigaciones de esta importante operación se iniciaron en 2013 tras los datos facilitados en un correo electrónico a través de esta plataforma de colaboración ciudadana. La información confidencial ponía a la policía sobre la pista de varios miembros de una banda que introducía cocaína con diferentes métodos, como 'mulas' (personas que transportan droga en su cuerpo), paquetería postal o contenedores.

En una primera fase de la investigación, la policía detuvo en noviembre de 2013 a un ciudadano boliviano que introdujo en España tres kilogramos de cocaína líquida dentro de su cuerpo, a través del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Meses después fueron arrestadas otras tres personas que pretendían introducir seis kilogramos de cocaína adosados a sus cuerpos.

Los agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) averiguaron que la red enviaba la cocaína a Valencia oculta entre carga legal, principalmente fruta y especias, procedente de Sudamérica. Cuando los investigadores tuvieron conocimiento de la inminente llegada de un cargamento de droga, la Policía Nacional contactó con Vigilancia Aduanera para localizar el contenedor de especias donde los narcos habían ocultado el alijo.

Tras descubrir y decomisar 10 mochilas con 535 kilos de cocaína, los agentes hicieron un seguimiento del contenedor hasta su destino final, una nave industrial en Abanilla (Murcia), donde fueron detenidos los integrantes de la organización.