Las Provincias

Intervenidos 520 kilos de cocaína en un contenedor del Puerto de Valencia

  • Los agentes antidroga están en alerta por la cantidad de alijos que introducen los narcos con la complicidad de trabajadores portuarios

Una operación conjunta de la Guardia Civil y de la Agencia Tributaria se ha saldado con la incautación de 520 kilos de cocaína tras la apertura de un contenedor en el Puerto de Valencia. La droga llegó en un barco procedente de Sudamérica y podría haber alcanzado un valor de unos 18 millones de euros en el mercado ilícito.

La operación antidroga tuvo lugar el pasado sábado tras una investigación de la Unidad de Análisis de Riesgo (UAR) de la Aduana de Valencia, un grupo formado por agentes de la Agencia Tributaria y guardias civiles de la Oficina de Análisis e Investigación Fiscal (Odaifi). Los investigadores no han detenido, por el momento, a ninguna persona por su relación con este envío de cocaína, y tampoco se conoce cuál era el destino de la droga, que estaba repartida en 17 bolsas de viaje dentro del contenedor.

Los narcos introdujeron el alijo, una vez más, con el método conocido como gancho perdido, que consiste en ocultar la cocaína en un contenedor con mercancía legal (madera en este caso) en el país de origen, sin el conocimiento del exportador ni del importador, para luego retirar la droga en el puerto de destino antes de que el cargamento llegue al final de la ruta.

Para eludir los controles aduaneros y policiales, las organizaciones de narcotráfico captan a trabajadores portuarios para que recojan los alijos a cambio de importantes cantidades de dinero. Varios estibadores y camioneros han sido detenidos en los últimos años en operaciones antidroga en el Puerto de Valencia. La Guardia Civil arrestó en 2011 al inspector de la Policía Portuaria Jorge T. T. por el robo de 3.592 kilogramos de marihuana. Este mando policial, que fue condenado a siete años de cárcel, estaba encargado de la custodia de la droga en la madrugada del 9 de febrero de 2011 en una nave del puerto que carecía de medidas de seguridad.

La complicidad de algunos trabajadores portuarios es conocida e investigada por los agentes antidroga de la Guardia Civil, Policía Nacional y Agencia Tributaria. Casi todas las semanas, la Unidad de Análisis de Riesgo de Vigilancia Aduanera detecta un alijo de cocaína introducido en el Puerto de Valencia con el método del gancho perdido. Muchas veces la droga es descubierta y confiscada, pero en otras ocasiones llega a su destino -una nave alquilada por una red de narcotráfico- y es distribuida en España.

Los agentes antidroga están en alerta tras el aumento de los envíos de cocaína a Valencia. El alijo de 520 kilogramos de esta droga confiscado el pasado sábado es uno de los mayores introducidos en el puerto con el método del gancho perdido, conocido también como gancho ciego. Los narcos suelen introducir menos de 100 kilos de cocaína en un contenedor, pero si el alijo no es descubierto aumentan la cantidad de droga en el siguiente envío.

Mientras la Unidad de Análisis de Riesgo (UAR) de la Aduana de Valencia incrementa el control de mercancías sospechosas, los trabajadores de la Sociedad de Estiba y Desestiba del Puerto de Valencia (Sevasa) negocian un nuevo convenio con medidas drásticas para castigar el tráfico de drogas. El estibador puede perder su puesto de trabajo si es condenado con sentencia firme por un delito contra la salud pública cometido dentro del Puerto de Valencia.