Las Provincias

El soldado Aarón Vidal. :: md
El soldado Aarón Vidal. :: md

Muere un soldado valenciano tras ser arrollado por un camión en Irak

  • El joven Aarón Vidal estaba en una misión de seguridad cuando un vehículo del Ejército iraquí perdió el control y se empotró contra su blindado

El soldado Aarón Vidal López, de 25 años y natural de Valencia, falleció a las 12.10 de la mañana de ayer en las inmediaciones de la base militar Gran Capitán de Besmayah, a unos 60 kilómetro al sur de Bagdad, cuando participaba en una misión de seguridad.

El militar valenciano fue arrollado por un camión cisterna del Ejército iraquí cuando se encontraba en la torreta de un vehículo blindado Lince, ya que era el artillero. Le acompañaban dos de sus compañeros, el cabo Felipe Capa Medina y el soldado Jesús Ángel Alacid García (natural de Alicante), que resultaron heridos leves. Todo indica de que se trató de un atropello fortuito, pero el conductor iraquí del camión, que tuvo que ser hospitalizado, fue detenido con posterioridad para conocer los pormenores del siniestro mortal.

El soldado Vidal es el primer militar español fallecido en la Operación Inherent Resolve (determinación inherente), una coalición internacional que se puso en marcha a finales de 2014 con el objetivo de formar e instruir a las Fuerzas Armadas y de Seguridad iraquíes para combatir a los miembro del grupo terrorista Daesh (Estado Islámico de Irak y del Levante) y neutralizar el avance territorial del llamado Califato. España contribuye a la misión con unos 300 efectivos, la mayoría desplegados en el acuartelamiento de Besmayah.

El joven militar estaba soltero y no tenía hijos. Pertenecía al Regimiento de Caballería Lusitania número ocho de Marines y llevaba en la misión desde finales de mayo, junto con otros 179 compañeros de la base valenciana. Un avión Hércules del Ejército del Aire partirá hoy desde Madrid hasta Bagdad para trasladar el cuerpo del militar a Valencia, probablemente el sábado. Según fuentes del Ministerio de Defensa, el soldado Vidal falleció en un «accidente de tráfico» en el campo de maniobras del exterior de la base Gran Capitán, que recibe el nombre en honor del oficial español expedicionario del Siglo XV Gonzalo Fernández de Córdoba. El uniformado se encontraba junto a sus compañeros a bordo de un vehículo Lince detenido en las proximidades de la entrada de la base, al borde de una pista, cuando un camión aljibe militar del Ejército iraquí «perdió el control» y colisionó con el blindado español con tan mala fortuna que el fallecido salió despedido y fue atropellado por el camión causante del alcance. De momento se desconoce por qué el militar iraquí perdió el control, si bien se están investigando las causas y se notificó a las autoridades locales para que interrogaran al soldado, que fue hospitalizado tras sufrir heridas leves y detenido con posterioridad, según fuentes de Defensa. En cualquier caso, las mismas fuentes apuntaron que «nada hace pensar en un atentado», sino más bien que se trató de un desgraciado infortunio.

El ministro Pedro Morenés, que se encontraba en Londres en una reunión ministerial sobre operaciones de mantenimiento de la paz, convocada por la ONU, regresó a Madrid al ser informado del deceso.

Al frente de la Operación Inherent Resolve se encuentra en la actualidad el III Cuerpo del Ejército estadounidense. La misión tiene el amparo de la legalidad internacional definido en la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas 2170/2014 del 15 de agosto de 2014. El ministro de Defensa español compareció en el Congreso de los Diputados el día 22 de octubre de 2014 para anunciar que el Congreso había autorizado la participación de las Fuerzas Armadas. España participa desde el principio en la Coalición dirigiendo una misión de adiestramiento englobada en el concepto BPC (mejorar las capacidades aliadas), aportando su experiencia en el adiestramiento de unidades militares en Afganistán, Somalia o Malí.

El último militar español fallecido en el exterior fue el cabo Francisco Javier Soria, que cayó en Líbano en enero de 2015 por disparos del Ejército israelí. Antes, once militares españoles murieron en Irak en la misión de 2003, diez en atentados y uno por un disparo accidental.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder del PSOE, Pedro Sánchez, trasladaron ayer sus condolencias a los familiares de Aarón Vidal. «Mi pésame a la familia y amigos del soldado Vidal, fallecido en Irak. Deseo la pronta recuperación de los dos compañeros heridos», escribió el jefe del Ejecutivo en funciones en su cuenta de Twitter.