Las Provincias

La juez procesa a Víctor Valdés, Óscar Jaenada y 79 personas más por amañar títulos náuticos

Víctor Valdés a la izquierda y Óscar Jaenada a la derecha.
Víctor Valdés a la izquierda y Óscar Jaenada a la derecha. / EFE
  • Las investigaciones de la Guardia Civil concluyen tras la apertura de juicio contra los integrantes de la red y un gran número de empresarios con yates

La magistrada titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Valencia, María Isabel Rodríguez, ha cerrado la investigación de la trama que amañaba títulos náuticos y ha decidido procesar a 81 personas, entre las que se encuentran el exportero del Barcelona Víctor Valdés y el actor Óscar Jaenada, así como un gran número de empresarios que tienen yates atracados en puertos deportivos en España.

Las arduas investigaciones realizadas por la Guardia Civil de Valencia han posibilitado el procesamiento de la mayoría de los implicados, tanto los miembros de la red que suplantaban identidades para realizar los exámenes, como las personas que pagaron importantes cantidades de dinero para obtener titulaciones navieras sin estudiar el correspondiente temario.

La juez ha pedido que se comunique su decisión al fiscal y a las demás partes del caso para que soliciten la apertura de juicio oral, en la forma prescrita por la Ley Enjuiciamiento Criminal, y formulen sus escritos de acusación. El auto pone fin a la investigación y atribuye de manera indiciaria la comisión de dos delitos, falsedad documental y pertenencia a un grupo delictivo, a los 18 miembros de la organización desmantelada por la Guardia Civil en Valencia en el año 2012.

Los otros procesados se enfrentan a una condena por un delito de falsedad documental. Según las pruebas caligráficas realizadas por la Guardia Civil, Víctor Valdés y Óscar Jaenada no hicieron los exámenes de sus titulaciones navieras, ya que fueron suplantados por sendos miembros de la red en las convocatorias de 2011 y 2012, respectivamente, en el País Vasco. Un integrante del grupo delictivo colocó su foto en el DNI del exportero del Fútbol Club Barcelona -que este verano fichó por el Middlesbrough, equipo de la Premier League- para aprobar el examen de patrón de embarcaciones de recreo (PER).

La organización utilizó el mismo método, presuntamente, para obtener el título náutico de Óscar Jaenada. Por ello, el futbolista y el actor fueron procesados como cooperadores necesarios del delito, ya que supuestamente facilitaron sus DNI a la red que lideraba Juanjo V. C., uno de los dos detenidos que ingresaron en prisión. Además de Valdés y Jaenada, otras 61 personas se sentarán en el banquillo de los acusados de la Ciudad de la Justicia de Valencia tras ser procesadas por el delito de falsedad documental. Sus nombres forman parte de la lista de personas que obtuvieron titulaciones náuticas de forma fraudulenta. Luis Senís Segarra, David Salvo Lillo, Juan Azor Mohedano, Luis Campomanes Eguiguren, Juan Eloy Durá, Vicente Andrés Ros y Juan Carlos Andrés Atienza son algunos de los procesados.

Las investigaciones de la Guardia Civil salpicaron a otras reconocidas personalidades, en especial del mundo del deporte, como el exfutbolista Asier del Horno y el pívot Fran Vázquez. Ambos fueron imputados en la causa, según la terminología anterior a la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

La Guardia Civil también arrestó al tricampeón del mundo de motociclismo Dani Pedrosa, que permaneció detenido durante seis horas en Valencia mientras esperaba la llegada de un abogado de Barcelona. Pero el caso de Pedrosa es diferente al resto de famosos procesados en la operación. El motociclista fue sorprendido el 31 de marzo de 2012 cuando realizaba el examen de patrón de yate con un sistema inalámbrico de transmisión oculto entre sus ropas.

Tras cachearlo en un aula de la Universitat Politècnica de Valencia, la Guardia Civil arrestó a Pedrosa por un delito de estafa y le leyó sus derechos hasta tres veces. El piloto catalán manifestó su intención de declarar ante los investigadores, pero cambió de opinión tras ser asistido por su letrado.

Los empresarios, deportistas y restantes procesados pagaron una media de entre 2.000 y 3.000 euros para obtener diferentes titulaciones náuticas gracias a los métodos de la red. El cabecilla de la organización y gerente de una escuela náutica con dos oficinas en Valencia, Juanjo V. C., reconoció que utilizaba su academia para ofrecer sus servicios fraudulentos a los alumnos que se matriculaban. También usaba su establecimiento para camuflar los mecanismos audiovisuales en la ropa de los miembros de la red que suplantaban a los empresarios.