Las Provincias

Droga intervenida. :: dgp
Droga intervenida. :: dgp

Un exmilitar checheno lideraba una banda de narcotraficantes

  • La policía detiene a dos miembros del grupo y se incauta de 313 kilos de cocaína y 150 de marihuana en Bétera y otra población cercana

Otro duro golpe al narcotráfico en la provincia de Valencia. La Policía Nacional ha desarticulado en Bétera y otra población cercana una banda de traficantes de droga que estaba liderada por un exmiembro de las fuerzas especiales de Chechenia. El grupo almacenaba en un piso y una nave 313 kilogramos de cocaína y 150 de marihuana, alijos que fueron intervenidos tras minuciosos registros.

El jefe de la banda logró escapar y el juez que instruye el caso ha dictado una orden de búsqueda y captura internacional. Los miembros de este grupo delictivo estaban obsesionados con las medidas de seguridad hasta el punto de que vestían de blanco o negro para no llamar la atención, y cambiaban de casa si les saludaban los vecinos cuando llevaban un tiempo residiendo en la zona.

Los detenidos alquilaban viviendas para ocultar las sustancias estupefacientes en localidades alejadas de la capital, ya que pensaban que el control policial era menor en estas poblaciones. En la operación, la policía apresó en Valencia al guardián de la droga y a un miembro de la banda que acababa de llegar a España para distribuir las sustancias estupefacientes. El líder del grupo fue miembro de las fuerzas especiales chechenas y estuvo encarcelado en varias ocasiones en Bélgica por tráfico de armas, extorsión, tráfico de drogas y proxenetismo.

Este individuo buscaba inmuebles en alquiler para esconder la droga y elegía viviendas o locales con ciertas características que facilitasen la huida, como accesos rápidos para introducir las sustancias estupefacientes, garajes comunicados con la vivienda o zonas residenciales en las que pasaban desapercibidos. Los delincuentes alquilaban los inmuebles por periodos de seis meses o un año para mantener la droga oculta durante un tiempo en distintos sitios, que sólo conocían algunos miembros de la banda.

Además, el estupefaciente permanecía escondido al menos un mes antes de ser distribuido. Los miembros del grupo llegaban incluso a cesar por completo sus actividades ilícitas durante este periodo y abandonaban España. El guardián de la droga era el único que se quedaba en nuestro país. En los registros se detectó que habían dejado pequeñas cantidades de estupefacientes en puntos que ellos mismos señalaron a la policía, para evitar una búsqueda más exhaustiva.

Los agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) se localizó la cocaína oculta en los techos de la vivienda, en habitáculos de la cocina y en el circuito de ventilación. La operación policial causó un gran revuelo en Bétera cuando los agentes trasladaron a los detenidos a esta localidad para que estuvieran presentes en uno de los registros. Varios vecinos grabaron a la policía y los delincuentes en la calle Santos de la Piedra. Además de los dos arrestos en Valencia y la fuga del exmilitar checheno, hay otro miembro del grupo que también es buscado a nivel internacional. Los agentes también se incautaron de 25.615 euros, material de envasado y manipulación de las sustancias estupefacientes, un vehículo y aparatos de telecomunicaciones.