Las Provincias

Un corredor de 49 años, arquitecto y profesor, muere atropellado de noche en una carretera sin arcén en Alfafar

  • La víctima llevaba una linterna de luz roja cuando fue arrollada por un coche cuyo conductor dio negativo en la prueba de alcoholemia

Un arquitecto de 49 años, Miguel A. G., murió el martes por la noche al ser atropellado por un coche cuando practicaba 'running' por la carretera CV-401, una vía sin arcén que une la localidad de Alfafar con El Saler. El accidente se produjo sobre las 21.20 horas, cuando un vehículo Skoda Octavia, ocupado por un matrimonio y sus dos hijas pequeñas, arrolló al corredor y le causó heridas muy graves. Miguel era arquitecto y profesor.

Una patrulla de la Guardia Civil de Tráfico acudió con urgencia al lugar, concretamente al punto kilométrico 4,800 de la carretera CV-401, para auxiliar a la víctima y regular el tráfico. También se movilizó una ambulancia del Servicio de Asistencia Médica Urgente (SAMU), cuyo personal asistió al herido y lo trasladó al Hospital La Fe, aunque los médicos no pudieron hacer nada para salvar su vida.

El 'runner' llevaba una linterna encendida de luz roja, pero el conductor del Skoda Octavia no vio al deportista en la estrecha carretera hasta el momento del atropello. Como consecuencia del accidente, el conductor del coche, cuya identidad responde a las iniciales J. C. M. V., de 43 años de edad, resultó herido leve y también fue trasladado a un centro hospitalario, según informaron fuentes del Centro de Coordinación de Emergencias. Su mujer y sus dos hijas de cuatro y siete años salieron ilesas del accidente.

El accidente, según informaron fuentes de la Dirección General de Tráfico (DGT), tuvo lugar en una carretera sin arcén donde los peatones tienen que llevar el chaleco reflectante por la noche, una medida obligatoria que no cumplió la víctima, según las primeras investigaciones de la Guardia Civil de Tráfico. El conductor del coche dio negativo tanto en el control de alcoholemia como en el test salival de detección de sustancias estupefacientes. Los cuatro ocupantes del turismo llevaban puestos los cinturones de seguridad.

Un equipo de atestados de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Valencia se hizo cargo de las investigaciones para determinar las causas del accidente. Dos agentes inspeccionaron de forma minuciosa el coche y la calzada, fotografiaron el lugar donde fue atropellado el corredor y realizaron las primeras diligencias.

El 6 de diciembre de 2014, un militar de 33 años, Carlos Damián G., falleció al ser atropellado por un BMW 420 cuando practicaba 'running' en la calle La Safor en Valencia. Una cadena de imprudencias causó este accidente. La influencia de la cocaína y el alcohol en los reflejos del conductor, el exceso de velocidad del coche y una distracción de la víctima, que intentó cruzar la calzada por un lugar indebido mientras escuchaba música con unos auriculares, desencadenaron el atropello.