Las Provincias

Secuestra a su sobrina discapacitada para vengarse por una deuda

  • Una vecina de Gandia maquina un falso rapto para intentar meter a su hermano en la cárcel

La Jefatura Superior de la Policía Nacional de Ceuta ha imputado a una ciudadana marroquí vecina de Gandia por simulación de delito. La mujer denunció el 29 de agosto formuló, acompañada por dos de sus hijos, haber sido víctima en Ceuta del secuestro de una de sus hijas, de 15 años y con minusvalía psíquica, a manos de su hermano. Con esta denuncia falsa, al imputada quería "vengarse" de su hermano y que fuese encarcelado, supuestamente por una deuda impagada, según ha terminado confesando.

La Jefatura Superior ha explicado este lunes en un comunicado a los medios que inicialmente la denunciante aseguró que sus familiares le exigían 15.000 euros "o la entrega de un vehículo de su propiedad" para liberar a la menor.

El caso quedó en manos de las unidades especializadas, que activaron los protocolos establecidos por la Dirección General de la Policía para los casos de secuestros y comunicaron los hechos a la Autoridad Judicial, iniciándose una investigación en el entorno del hermano de la supuesta víctima, que alegó "asuntos personales" para no comparecer a la primera citación policial.

La Policía Nacional comprobó rápidamente que la mujer ya había presentado en 2005 en Gandia una denuncia falsa por el presunto secuestro de uno de sus hijos menores, entonces contra su expareja, a la que acusaba de pedirle 12.000 euros por la menor.

Los acusados en esta ocasión, el hermano de la denunciante y su esposa, se personaron el 31 de agosto a mediodía en la Jefatura Superior tras tener conocimiento de que estaban siendo buscados por la Policía como presuntos autores de un secuestro.

Aproximadamente una hora después llegó a las mismas dependencias la denunciante con sus dos hijos "manteniendo la veracidad del secuestro, así como las exigencias económicas para la devolución de la menor".

A última hora de la tarde, "ante las evidencias halladas en las arduas investigaciones llevadas a cabo por los policías actuantes, que demostraban que tal secuestro no se había producido", la denunciante terminó admitiendo la falsedad de los hechos.

Según reconoció, había presentado la denuncia "para vengarse de su hermano" y "para que lo metieran en la cárcel", al parecer "por una deuda que no le había satisfecho".

La niña había estado con ella en Tánger y se encontraba "en el domicilio de una amiga" en Marruecos, por lo que fue detenida y posteriormente puesta en libertad por orden de la autoridad judicial, ante la que deberá comparecer este martes.