Las Provincias

Detenido en Valencia por amenazar a su expareja con un cristal afilado tras echar la puerta abajo

  • Una orden de alejamiento prohibía al hombre acercarse a la víctima y a sus hijos menores a menos de 300 metros

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Valencia a un hombre de 43 años que entró en la vivienda de su expareja tras derribar la puerta, con un trozo de cristal afilado escondido en el bolsillo del pantalón, y la amenazó de muerte.

El hombre, de origen rumano, ha sido detenido como presunto autor de los delitos de quebrantamiento de condena, allanamiento de morada, malos tratos en el ámbito familiar, resistencia y desobediencia y tentativa de homicidio, según un comunicado policial.

Los hechos ocurrieron sobre las 18.00 horas del sábado, cuando los agentes en tareas de prevención fueron alertados de que una mujer había observado en las inmediaciones de su edificio a su expareja, el cual tenía una orden de alejamiento en vigor.

Los agentes acudieron al domicilio y al entrar en el patio escucharon gritos en una de las plantas superiores por lo que subieron la vivienda, cuya puerta estaba abierta y en la que sorprendieron a un hombre que golpeaba con violencia la puerta de una de las habitaciones mientras gritaba "sal puta que te voy a matar".

El hombre, al detectar la presencia policial se fue a la cocina y en ese momento se abrió la puerta que estaba golpeando y, según el relato policial, salió una mujer presa del pánico que decía que su expareja había ido a matarla y pedía socorro.

Los policías lograron reducir al hombre, que se resistió de forma activa mientras seguía amenazando de muerte a su expareja con frases como "estoy loco y te voy a matar", y al que le localizaron en el bolsillo del pantalón trasero un trozo de cristal afilado y con punta.

Cuando el arrestado era trasladado fuera de la vivienda, con la cabeza golpeo contra una cristalera del pasillo, por lo que se solicitó asistencia sanitaria por las heridas que se causó y tuvo que ser sedado porque no colaboraba con el equipo sanitario que le estaba curando.

El detenido tenía en vigor un auto dictado de un juzgado de violencia sobre la mujer de Valencia de prohibición de aproximarse a menos de 300 metros de su ex pareja y sus hijos menores, al domicilio, colegio, lugar de trabajo o cualquier otros lugar donde se encuentren y a comunicarse con ellos por cualquier medio.

El detenido, con antecedentes policiales, pasó a disposición juez, que decretó su ingreso en prisión.