Las Provincias
Mujeres víctimas de malos tratos. :: t. Rodríguez
Mujeres víctimas de malos tratos. :: t. Rodríguez

Mujeres cargan contra el Consell por «no combatir el terrorismo machista»

  • Cinco colectivos critican la falta de políticas de igualdad y que «el sufrimiento de las víctimas sea una mercancía con la que hacer negocio»

«Llevamos ya más de un año con este nuevo gobierno sin que se hayan puesto en práctica verdaderas políticas de igualdad para combatir el terrorismo machista». En esos términos se pronunciaron ayer hasta cinco colectivos de mujeres de la Comunitat tras conocer el proyecto de Orden de la Vicepresidencia y la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, con Mónica Oltra a la cabeza, por el que se configura la red pública de atención social a víctimas de la violencia de género, que, según denuncian, «victimiza doblemente» a las mujeres al tratarlas «desde una óptica paternalista y asistencialista».

La orden, «con la que no se ha modificado en absoluto la legislación existente», contempla la disposición de viviendas «tuteladas» y «supervisadas» para mujeres víctimas de violencia de género, en lugar de proporcionar a las víctimas viviendas en las que sean ellas quienes las gestionen de manera autónoma, alternativa por la que apuestan los colectivos.

La orden define las «viviendas tuteladas» como «hogares funcionales que funcionan en régimen parcialmente autogestionado y en los que conviven hasta un máximo de tres unidades familiares que precisan atención psicosocial dada su condición de víctimas». A ese respecto, los colectivos denunciantes critican que «las mujeres pasen de ser tuteladas por el marido a que las tutele el Estado». Lamentan que «el sufrimiento de las mujeres se convierta en una mercancía con la que hacer negocio».

Por otra parte, las asociaciones de mujeres criticaron que en el procedimiento de la orden «no se ha contado con las organizaciones de víctimas de violencia de género» para su elaboración. A ello se le suma «la privatización de los servicios públicos», ya que la orden «no contempla la creación de nuevos dispositivos de titularidad y gestión públicas», lo que «contraviene los Acuerdos del Botánico».

Los colectivos de mujeres presentaron ayer alegaciones contra esta orden, a pesar de que «se haya pasado a la fase de alegaciones con 'agostidad' y con un plazo breve», por conocerse este proyecto a finales del pasado mes de julio. Entre sus reclamaciones destaca la oposición a la interpretación que las asociaciones de mujeres realizan del apartado de la orden que apuesta por la «integración, procurando la participación plena en la vida social para favorecer su adaptación personal al mundo exterior». «Este punto merece nuestra crítica porque el mundo exterior está necesariamente vinculado al interior y se obliga a la víctima a cumplir unos objetivos para integrarse, participar y adaptarse. Esto sugiere que son las víctimas las que tienen que cambiar su conducta», explicaron.