Las Provincias

Detenida una prostituta por intentar ahogar en el váter a su bebé tras dar a luz

Imagen del Hospital de la Ribera, donde se encuentran ingresados la madre detenida y su hijo. :: lp
Imagen del Hospital de la Ribera, donde se encuentran ingresados la madre detenida y su hijo. :: lp
  • El llanto del recién nacido alertó a una persona que se encontraba cerca del lugar, un prostíbulo de la localidad de Alginet

Una prostituta de origen rumano fue detenida ayer por la Guardia Civil en la localidad de Alginet tras intentar, presuntamente, ahogar a su bebé en el váter justo después de dar a luz. Los hechos ocurrieron en la mañana de ayer en un prostíbulo del municipio de la Ribera Alta, según fuentes del caso.

Tal y como explicaron, la joven se encerró en el baño para el parto. Los llantos del recién nacido altertaron a una persona que se encontraba cerca y que avisó de inmediato a la policía. Al parecer, el recién nacido estaba dentro de la taza del sanitario cubierto por una manta. Hasta el lugar se desplazaron efectivos de la Policía Local y Guardia Civil así como una ambulancia. Tanto la madre como el bebé fueron trasladados al Hospital de la Ribera, donde continuaban ingresados al cierre de la presente edición sin que su vida corriera peligro, como detallan fuentes sanitarias. El Ministerio Fiscal le imputa a la mujer un presunto delito de tentativa de aborto.

En las próximas horas será necesario determinar el futuro inmediato de la criatura una vez esté completamente recuperado y pueda abandonar el hospital. Lo habitual en estos casos es que intervengan los servicios especializados de Bienestar Social una vez la autoridad judicial decida sobre la tutela, en el sentido de que le sea retirada a la progenitora si considera probado un acto doloso contra su vida.

Lo más frecuente en estos casos es que se pronuncie en este sentido y se opte por un procedimiento de acogida. La primera alternativa que se baraja es recurrir a la familia extensa, y si no es posible por no disponer la madre de parientes identificados o residencia en el país, entran en acción las familias acogedoras. Hay que recordar que se trata de núcleos familiares especializados en acoger a menores de edad que se han encontrado en situaciones de riesgos para proporcionales un entorno lo más normalizado posible. Además, dentro de este colectivo existen algunas con un grado más de especialización al encargarse de bebés, que están a disposición de la administración de inmediato.

Casos similares

Este caso no es aislado en la Comunitat. Hubo otra madre que ya intentó acabar con la vida de su hijo nada más parir tirándolo por el váter. Ocurrió en junio de 2013. Un recién nacido fue rescatado cuando se encontraba en una tubería, después de ser arrojado por su madre, que se dio a la fuga. El suceso tuvo lugar en una vivienda del barrio Virgen del Remedio en Alicante. Al parecer, la mujer, que se puso de parto, desmontó el inodoro y tiró por el mismo al bebé junto con la placenta. El niño fue salvado por las fuerzas de seguridad después de que un vecino alertara a los bomberos pensando que se trataba de un gato.

Salvando las diferencias, encontramos otros casos de abandono de bebés recién llegados al mundo. En noviembre de 2013, un neonato fue encontrado sin vida por varios trabajadores en una planta de reciclaje del municipio de Manises. El cadáver presentaba un fuerte golpe en la cabeza y aún tenía el cordón umbilical sin pinzar ni atar. Al parecer nació sin asistencia médica en una vivienda y poco después fue arrojado a un contendor de basura.

En enero de 2012, una menor búlgara de 14 años alumbró a una criatura de manera clandestina en su casa de Orihuela. Según ella, el bebé nació muerto, escondió el cadáver en un armario para que sus padres no se dieran cuenta de que había estado embarazada y después, junto a su primo, también menor, arrojaron el cuerpo del pequeño a un descampado ubicado en las inmediaciones del río Segura.

Una vecina del valenciano barrio de Benicalap encontró a finales de octubre del año 2011 a un bebé abandonado junto a la escalera y frente al ascensor de su finca. El neonato solamente tenía 15 días de vida. Las personas que lo dejaron allí entraron en el edificio aprovechando que la puerta se encontraba abierta.