Las Provincias

Un ladrón asalta la Casa Natalicia de San Vicente Ferrer en otro robo sacrílego

Iglesia donde tuvo lugar el robo.
Iglesia donde tuvo lugar el robo. / JUANJO MONZÓ
  • La policía detuvo al autor del robo e investiga otras sustracciones denunciadas en los últimos días en iglesias del centro de Valencia

Un irreverente ladrón fue detenido por la policía tras ser sorprendido en pleno robo en la Casa Natalicia de San Vicente Ferrer en el centro de Valencia. El individuo huyó por un andamio situado en la fachada del edificio religioso y sólo cogió el dinero y dos preciados objetos de la eucaristía, pero fue apresado poco después por una patrulla de la Policía Nacional. Los agentes cachearon al joven de nacionalidad marroquí y recuperaron dos recipientes de formas sagradas que había robado momentos antes del interior de la capilla.

Los hechos ocurrieron sobre las seis de la madrugada del pasado jueves. Una patrulla de la Policía Nacional recibió un aviso de la sala del 091 para que acudiera a una residencia religiosa situada en la calle Pouet de San Vicente. Según la llamada telefónica que había recibido la policía, una persona acababa de sorprender a un ladrón dentro del edificio.

Los dos agentes se encontraban realizando labores de prevención de delincuencia en el centro de Valencia, por lo que llegaron muy pronto a la Casa Natalicia de San Vicente Ferrer. Los policías entraron con uno de los residentes en la salita, el comedor y la capilla, donde los cajones y armarios estaban abiertos y había también enseres tirados por el suelo. Además, faltaban dos recipientes de color dorado donde se guardan las formas sagradas ya bendecidas, que se encontraban en el interior de la capilla.

La persona que llamó al 091 explicó a los policías que había sorprendido al ladrón en la cocina de la residencia de los sacerdotes. El individuo portaba un televisor y un ventilador, pero no le dio tiempo a llevarse los aparatos y huyó por el andamio al mismo tiempo que tiraba algunos de los enseres que pensaba robar.

Otros agentes de la Policía Nacional que se encontraban en el exterior del edificio localizaron a un sospechoso en una parada cercana de la EMT. Las características físicas del individuo coincidían plenamente con las del ladrón que acababa de cometer un robo en la calle Pouet de San Vicente.

Los policías identificaron al joven y lo cachearon para comprobar si ocultaba algún objeto prohibido. Y no se equivocaron. Los agentes encontraron en el bolsillo del pantalón trasero del individuo los dos recipientes de color dorado que había robado en la capilla y 415 euros en billetes, dinero que también había sustraído.

Ante tales evidencias y tras las averiguaciones pertinentes, el joven marroquí fue detenido como presunto autor de un robo con fuerza. Según informaron fuentes de la Jefaura Superior de Policía de Valencia, los dos recipientes utilizados para guardar las formas sagradas ya bendecidas fueron intervenidos y entregados a su legítimo propietario. «Estos recipientes son símbolos religiosos de gran valor», añadieron las mismas fuentes policiales. El joven detenido, de 26 años y sin antecedentes policiales en España, pasó horas después a disposición del juez de guardia y quedó en libertad. La policía investiga otros dos robos similares cometidos en los últimos días en iglesias del centro de Valencia. El ladrón o los ladrones robaron dinero de los cepillos y otros objetos de valor, según las denuncias.

La capilla del Hospital Arnau de Vilanova de Valencia sufrió otro robo sacrílego. El pasado 1 de julio, un colaborador del capellán del centro sanitario descubrió que habían sustraído el sagrario de seguridad que guardaba las formas consagradas. Como respuesta ante este hecho delictivo, el arzobispado de Valencia celebró un acto de desagravio al Santísimo Cristo en la catedral de Valencia.