Las Provincias

Recuperan 1.500 kilos de astas de ciervo y gamo que eran vendidas ilegalmente

Recuperan 1.500 kilos de astas de ciervo y gamo que eran vendidas ilegalmente

  • En la operación han sido imputadas 13 personas por delitos de hurto, receptación, usurpación del estado civil y falsedad documental

El SEPRONA, en el marco de la operación 'Taramas' ha imputado a 13 personas dedicadas al tráfico ilegal de cuernas de ciervo, por los delitos de hurto, receptación, usurpación del estado civil y falsedad documental. Los agentes han realizado 15 inspecciones en locales y establecimientos en los que se han inmovilizado 1.500 kilogramos de desmogues de ciervo y gamo, 500 trofeos procedentes de acciones de caza, entre los que se contabilizan 350 ciervos, 50 jabalíes, 20 corzos, 10 gamos y otras especies cinegéticas, como muflón, cabra montés, arruí e íbice, entre otros.

Los agentes, han precintado un almacén de una nave en cuyo interior había gran cantidad de trofeos en distinto estado de conservación y de difícil trazabilidad y diversa documentación. Además, fueron localizados una docena de trofeos procedentes de Portugal, que habían sido introducidos en nuestro país omitiendo la normativa comunitaria.

La operación se inició el pasado mes de marzo, cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento, a través de distintos titulares de cotos de caza, de un aumento de incursiones furtivas en fincas ubicadas en la provincia de Cáceres, con el objetivo de recoger la cornamenta de los animales y posteriormente traficar ilegalmente con ellas. Estas acciones ocasionan un grave perjuicio económico, ya que el hurto de las astas de los animales disminuye de una manera considerable los ingresos de las fincas e impide conocer la evolución de las poblaciones de las especies en estos espacios.

Tras las primeras averiguaciones, los agentes centraron su investigación en un grupo de personas que de forma habitual habían sido sorprendidos en fincas recogiendo cornamentas sin autorización de los titulares. Una vez localizados e identificados los miembros de este grupo, se comprobó que habitualmente se trasladaban a fincas de Cáceres y Badajoz para recoger ilegalmente las cuernas y posteriormente venderlas, por lo que obtenían importantes beneficios económicos, llegando a superar en algunas transacciones los siete mil euros.

Entre los imputados, figuran los que accedían a las propiedades y recogían de forma ilegal las cuernas, los que participaban en el proceso de compra-venta y los que confeccionaban documentos falsos para justificar dichas actividades.