AQUEL VERANO DE...«Mi primer verano de bombera estaba flotando, feliz»

Aficionada al deporte desde siempre -ha practicado ballet, kárate, rugby, atletismo y gimnasia deportiva-, compite en carreras de orientación, en bici y a pie. Ha pasado la mayor parte de los veranos de su vida en Suecia y sigue yendo con su novio a caminar por los bosques de Laponia. También le tira la tierra de su familia paterna, en la Costa Brava. Pero el verano que recuerda con más cariño fue el de 2001, el primero como oficial en prácticas. «Aprobé la oposición y estaba flotando, feliz -recuerda-. Fue un verano muy duro, con muchos incendios forestales, y fuimos a todos como acompañantes. Aprendí mucho».

Fotos

Vídeos