La transformación de la masculinidad

Manifestantes en una de las marchas del pasado 8 de marzo en Madrid./Alberto Ferreras
Manifestantes en una de las marchas del pasado 8 de marzo en Madrid. / Alberto Ferreras

El movimiento #MeToo y el 8-M plantean la modificación del tradicional papel del hombre en la sociedad | Octavio Salazar, Luigi Zoja, Grayson Perry o Nancy Houston reflexionan, desde diferentes puntos de vista, sobre el cambio de la actitud masculina

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Acostumbrado a ser el presidente del Gobierno, el galán de las películas y el héroe de los cómics, el hombre se está replanteando su papel en la sociedad al hilo de la corriente feminista impulsada primero por el #MeToo y después por las manifestaciones del 8 de marzo, una reflexión que está encontrando su hueco en las librerías, donde autores de diferentes procedencias y visiones tratan de explicar qué ha ocurrido con el hombre tradicional y, sobre todo, hacia dónde debe caminar si de verdad la sociedad aspira a la igualdad y no al machismo.

Octavio Salazar, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Córdoba y miembro de la Red Feminista de Derecho Constitucional, lleva años indagando en la nueva masculinidad y ahora publica ‘El hombre que (no) deberíamos ser’ (Planeta). «Las mujeres están hartas de esperar que llegue la igualdad real y efectiva, y ahora somos nosotros los que tenemos que implicarnos», asegura Salazar, que reivindica a los hombres «cuidadores, tiernos y empáticos» y reclama que los varones renuncien «a la posición cómoda y privilegiada» que tienen por ser hombres, que «asuman responsabilidades en el espacio privado que todavía están asumidas por ellas y que se replieguen en lo público para que ellas puedan tener voz en ese ámbito».

«La sociedad global y, por supuesto, la española, continúan atravesadas por la cultura machista. Nuestros relatos e imaginarios colectivos siguen lastrados por una mirada androcéntrica y patriarcal. Hemos avanzado formalmente, pero la realidad continúa reproduciendo los esquemas de siempre e incluso entre los más jóvenes estamos asistiendo a un repunte de hábitos, actitudes y creencias que pensábamos que habíamos superado», añade Salazar.

El prestigioso sociólogo italiano Luigi Zoja acaba de publicar en España ‘El gesto de Héctor’ (Taurus), un manual clásico sobre la paternidad masculina que reivindica el rol del hombre en la familia para acabar con el «desequilibrio» que ha existido históricamente, durante la crianza, entre el rol de la madre y el del padre.

«La crisis de identidad del hombre llega de muy lejos. Hace siglos incluso se promovió la sustitución del padre por una sociedad horizontal de la manada y en la Revolución Francesa se proclamó la fraternidad como un principio más importante que el de la autoridad ‘vertical’ del rey o del padre. Finalmente, las guerras mundiales dieron el golpe definitivo al padre burgués», cuenta Zoja.

El ensayista italiano cree que en los últimos años se han producido avances y regresiones. Valora que desde hace dos décadas, «los padres participan más en el cuidado primario de los hijos, pero su presencia en los cuidados secundarios sigue siendo insuficiente cuando los hijos son adolescentes y, sobre todo en el caso de los varones, tienden hacia la disgresión». Además, «el hecho de haber perdido el papel de padre tradicional ha hecho que algunos regresen a las identidades de macho», agrega. En este punto, Zoja sostiene que el hombre «no debe reaccionar ante la ola feminista porque ésta solo pide que se acabe con los abusos y no está amenazando con matar a nadie».

«Las mujeres están hartas de esperar que llegue la igualdad real y efectiva», asegura Salazar

En ‘La caída del hombre’ (Malpaso), el polifacético artista británico Grayson Perry, famoso por sus obras de cerámica y por su tendencia a travestirse, propone «abrazar una idea diferente de lo que constituye ser hombre». Perry plantea «renunciar al estrés de estar siempre en posesión de la verdad, acceder a todo tipo de opciones de vestuario acordes con estados de ánimo y no con identidades y asumir las emociones como parte de aquello que nos hace felices». Desde el humor, el artista británico analiza, y desmonta, rasgos de la supuesta masculinidad, como la violencia, la apariencia física o la competitividad y subraya que la redefinición del papel masculino puede ayudar al hombre a encontrar la felicidad.

En ‘Vosotras bellas, vosotros fuertes’ (Galaxia Gutenberg), la canadiense Nancy Houston cuestiona los tópicos que marcan desde la infancia a los hombres y a las mujeres. «De repente, en la educación que damos a nuestros niños y adolescentes, la cuestión de la diferencia sexual es tratada de forma biológica e hipócrita, dejando que las pasiones y los miedos reales de los chicos y las chicas reales permanezcan en silencio», escribe Houston.

Fotos

Vídeos